Blog del Narco Alexa

Así levantaron a la sobrina del Güero Palma, fundador del C.D.S, lleva 50 días desaparecida

El pasado 30 de diciembre, María Jimena Palma Romero, de 32 años, y su madre, Cintia Mercedes Romero Verdugo, de 52, fueron raptadas por cuatro sujetos en Ciudad Obregón, Sonora.

Así levantaron a la sobrina del Güero Palma, fundador del C.D.S, lleva 50 días desaparecida

Ambas mujeres fueron identificadas como familiares de Héctor “El Güero” Palma Salazar, fundador del Cártel de Sinaloa, y cercanas a Joaquín “El Chapo” Guzmán.  Según la Fiscalía del Estado de Sonora, las víctimas salieron de su domicilio a las 17:00 horas rumbo a la tienda comercial Sams Club, ubicada en calle Lago Superior, colonia Zona Norte.

Para realizar unas compras a bordo de un vehículo marca Kia, línea Sport Tech, color café, modelo 2018.  Sus familiares, al percatarse que eran las 20:00 horas y ninguna de las mujeres regresaba, acudieron a dicho centro comercial, donde se localizó el automóvil en el que viajaban las víctimas.

Posteriormente con las investigaciones se supo que fueron privadas de la libertad por un comando.

Pese a que la Fiscalía emitió una ficha de localización, hasta el momento siguen sin aparecer.

La única prueba con la que cuentan las autoridades es un video, donde se muestra el instante en que María Jimena y Cintia Mercedes salen por la puerta principal del negocio y a punta de pistola son obligadas a caminar.

La grabación también capturó el momento en que las mujeres abordan una camioneta junto con el grupo armado. Luego huyen con rumbo desconocido.

Quién es Héctor “El Güero” Palma

Fue detenido por casualidad y liberado de una prisión en Estados Unidos por buena conducta. A Héctor «El Güero» Palma Salazar se le consideró uno de los narcotraficantes más violentos de México en los años 80 y 90 y fue amigo cercano de Joaquín «El Chapo» Guzmán.

Nació en La Noria de Abajo, en el municipio de Mocorito, Sinaloa y solo estudió la primaria debido a la pobreza de su familia. El crimen llegó pronto a su vida, y en su adolescencia ya robaba automóviles. Llamó la atención de Miguel Ángel Félix Gallardo, el mayor narcotraficante de cocaína y marihuana en México también conocido como “El Jefe de Jefes” o “El Padrino”, quien lo contrató como sicario en los años 70 y después le encargó el contrabando de cocaína en Sonora.

Un joven Joaquín “El Chapo” Guzmán también trabajaba para Félix Gallardo en el Cártel de Guadalajara, por lo que se convirtió en amigo cercano de “El Güero”, quien fue acusado de quedarse con un cargamento de droga, por lo que su jefe no tardó en vengarse.

Hacia finales de los ochenta, «El Güero» y Guzmán Loera se encumbraban a pasos agigantados hacia el liderazgo en el mundo del narco con el Cártel de Sinaloa, pero pronto llegó el peor golpe para Palma.

«El Padrino», presuntamente ordenó matar a los hijos y a la esposa de «El Güero», a quien le envió la cabeza de su amada. El asesinato, a manos del líder narco colombiano Rafael Clavel Moreno, del grupo de Félix Gallardo, sacó del anonimato a Palma Salazar, pues se creó una batalla sin precedentes entre los criminales.

“El Güero” le construyó a su familia un mausoleo con valor estimado en USD 420.000, en el Panteón Jardines del Humaya, en Culiacán, Sinaloa. En el techo hay una pintura de su esposa e hijos.

En venganza, ordenó el asesinato de nueve amigos y familiares de Félix Gallardo. Algunos de los cuerpos presentaban múltiples golpes, fractura de cráneo y estallamiento de vísceras.