Blog del Narco Alexa

Violencia en Guanajuato, comando asesinó a 2 mujeres y dos niños en León

Un ataque armado dejó como saldo cuatro personas asesinadas. Las víctimas, dos mujeres y dos menores de edad.

Violencia en Guanajuato, comando asesinó a 2 mujeres y dos niños en León

Quienes fueron ejecutadas en la colonia Los Olivos en la ciudad de León, en el estado de Guanajuato.  De acuerdo al reporte preliminar de la Secretaría de Seguridad Pública de León, el ataque tuvo lugar casi al anochecer de este sábado, sobre la calle Matiana Murgía, cerca de María Condesa, en la demarcación ya mencionada.

Según testigos, los atacantes iban a bordo de una camioneta marca color arena, con vidrios polarizados y sin placas.  Llegaron hasta una vivienda donde se encontraban las víctimas y les dispararon; fueron identificadas como Rosa Angélica, de 54 años y una menor de edad fueron localizadas en el área de la cocina de la vivienda.

Mientras que Juana Érika, de 26 años y un menor de cuatro años de edad, fueron hallados sin vida en la entrada a una de las habitaciones del interior del inmueble.

Tras las detonaciones, vecinos solicitaron apoyo al número de emergencias 911, siendo agentes municipales los primeros en arribar y acordonar la zona del ataque.

Momentos más tarde, arribó personal ministerial, quienes recabaron todos los indicios que se integrarán a la carpeta de investigación para en su caso, esclarecer el multihomicidio.

Hasta el momento, no se han informado los motivos de las agresiones. En la zona se realizó un fuerte dispositivo de seguridad para dar con los presuntos atacantes, sin que haya dado resultados positivos

El reporte se recibió aproximadamente a las 18:30 horas de este sábado, por lo que inmediatamente se dio la movilización policíaca.

Grupo armado realiza cuatro ataques casi simultáneos en Irapuato

La madrugada de este sábado, un grupo armado de al menos 20 hombres, a bordo de cinco camionetas, perpetró cuatro ataques casi simultáneos en la colonia Progresiva del Jaral, en Irapuato, Guanajuato.

En un comunicado, la Dirección de Seguridad Ciudadana de Irapuato, informó que en el primer hecho, el grupo delictivo destruyó la entrada del centro de rehabilitación “Empezando una Nueva Vida de Esperanza” de donde secuestró a cuatro personas que se encontraban internadas en ese lugar.

Ubicado en la calle de Trébol, el centro de rehabilitación sufrió los estragos del ataque que, conforme a reportes de las autoridades, comenzó a las 4:00 a.m. con el despliegue de cinco camionetas, cuyo comando se ocupó de despertar a vecinos, entre los que estaban los integrantes del centro de rehabilitación de adicciones.

Los familiares de quienes fueron extraídos del anexo, reportaron que no son cuatro si no siete los internos los que fueron sustraídos del espacio de rehabilitación en el que se encontraban.

Tras el rapto, testigos señalaron que el grupo delictivo encendió fuego a una par de casas, una de ellas también punto de oportunidad para que se llevaran a un hombre que estaba en el interior de ésta, al que su esposa identificó como Jesús González Castillo de 44 años, empleado en una fábrica. Todo en la misma calle.

El tercer acto de violencia se dio por el mismo grupo en la calle de Pinos, donde incendiaron un taller mecánico llamado “El Nazi”, en el que se contabilizaron 12 vehículos afectados. De vuelta a la calle de Trébol, fue cuando el grupo de hombres encapuchados aprovechó para quemar la segunda vivienda, aunque afortunadamente nadie se encontraba en su interior.

Sin embargo, en dicho ataque emplearon un artefacto que estalló, provocando aún mayor alarma entre los habitantes del lugar, cuando éstos se percataron de que también se comenzaba a consumir entre las llamas.

De la violencia mencionada no quedaron exentos quienes fueron secuestrados, pues mientras dormían, una de las cinco camionetas golpeó la puerta del anexo, lo que sirvió a los criminales para ingresar al lugar armados y sacando con lujo de violencia a los internos. En el lugar estaban 28 hombres y tres mujeres.

Tras sacarlos, incluído el personal a cargo, también prendieron fuego al anexo al rociarle gasolina, misma que aprovecharon para echar a volar unas motocicletas que se estaban afuera del lugar. Ahí fue cuando los criminales obligaron a subir a las camionetas a los internos.