Blog del Narco Alexa

«El Colocho» de La Unión, escapó de la Marina y mató a un paisano suyo para escalar…

Andrés Felipe Munera Castañeda «El Colocho» tuvo que matar para escalar en el organigrama de La Unión de la B, en la facción que controla la venta de droga y extorsiones en antros.

El Colocho de La Unión, escapó de la Marina y mató a un paisano suyo para escalar...

Pero una ocasión tuvo que asesinar a un colombiano compatriota suyo, Efraín Muñoz Londoño, quien presuntamente se había enrolado con «El Guerrero», líder de otro grupo delictivo rival.  El cuerpo de Muñoz y el de otro hombre fueron encontrados el 25 de noviembre del año pasado dentro de un coche.

El olor fétido alertó a vecinos de la colonia Adolfo Ruiz Cortinez, en Coyoacán, pues el automóvil llevaba allí al menos cinco días, consta en la indagatoria CI/FCY/COY-4/UI-2S/D/14923/11-2019.  Pero «El Colocho» no siempre fue sicario. De acuerdo con su propio testimonio a agentes capitalinos que lo detuvieron, empezó como vendedor de droga en antros de la Roma y la Condesa y luego en Coapa.

A veces se presentaba como venezolano, otras tantas admitía ser colombiano, pero nunca decía de qué parte. Incluso trataba de fingir su acento para que pocos superan su nacionalidad.

En esa época, entre 2016 y 2018, recibía órdenes directas de Víctor Vázquez Alor, asesinado en mayo de 2019 por miembros de La Unión, aparentemente por órdenes de su jefe, David García Ramírez «El Pistache», actualmente encarcelado en el Reclusorio Oriente.

«El Colocho» fue reclutado por el propio Alor, a quien conocía por parrandas en las discotecas y por compartir gustos musicales; además, el joven colombiano llevaba cinco años en México, aunque su residencia temporal estaba vencida.

Como dealer, el muchacho fue arrestado cuatro veces, pero siempre obtuvo su libertad e incluso escapó del operativo de la Marina en la colonia Narvarte, el 30 de octubre de 2018, la misma noche cuando cayó «El Pistache» en Santa Fe, todo porque «El Colocho» estaba en una taquería cercana comprando para que sus cómplice cenaran.

Ni siquiera fue detectado; cuando lo despachaban salió del local y se alejó caminando, pero se reportó con sus mandos dos días más tarde.

El que apretaba el gatillo

A sus 27 años de edad, «El Colocho» ya había asesinado a una decena de personas, algunas de las cuales fueron secuestradas y llevadas a una residencia en Jardines del Pedregal, Álvaro Obregón, donde les propinó un disparo en la cabeza.

Siempre era él o Eduardo Clemente Zaleta «El Bandido», capturado en noviembre de 2019, los que propinaban el tiro en la cabeza a las víctimas que secuestraban, como dos jóvenes encontrados el 26 de septiembre de 2018 dentro de una camioneta Toyota Rav4, en la colonia Corpus Cristi, Álvaro Obregón.

A las dos víctimas les escribieron en la espalda «por chapulín», lo que aparentemente significa que eran narcomenudistas que traicionaron a La Unión, aunque sus familiares aseguraron a la Fiscalía local que uno era comerciante informal y el otro empleado de una tienda departamental.

Ese fue uno de los primeros asesinatos que presuntamente cometió «El Colocho», al frente de la estructura delictiva encargada de la distribución de estupefacientes en antros de Ciudad de México y Satélite, luego de la detención del «Bandido».

Siempre usaba una pistola calibre .45 o una .9mm, pero este martes, cuando fue detenido en un apartamento en Coapa, estaba desarmado y sin ningún miembro de la organización criminal que lo acompañara.

Todo porque estaba paranoico; cada cinco días se mudaba de departamento o rentaba una habitación en hoteles del centro y sur de la ciudad, pues también eludía a pistoleros del «Guerrero», su connacional con el que La Unión sostiene una sangrienta pugna desde mediados de 2019 por el control del sur.

"El Colocho" de La Unión, escapó de la Marina y mató a un paisano suyo para escalar