Blog del Narco Alexa

El terrible relato de una madre que perdió a un hijo y tiene herido a otro, tras la masacre de Uruapan

La cruenta pelea entre Los Viagras y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) por hacerse del control de Michoacán.

El terrible relato de una madre que perdió a un hijo y tiene herido a otro, tras la masacre de Uruapan

Enlutó una vez más, a los hogares de familias en Uruapan, municipio ubicado a 110 kilómetros de la capital del estado.  La tarde del lunes 3 de febrero, hombres armados entraron a un local de videojuegos (“maquinitas”) en donde se encontraban niños y jóvenes.  Preguntaron por dos sujetos apodados “El Ruso” y “El Pelón”, presuntos integrantes de Los Viagras, así como por el hermano de este último.

De acuerdo con las autoridades, “El Ruso” está ligado con el robo de vehículos a mano armada en ese municipio.  Después, dispararon sin piedad alguna, causando la muerte de nueve personas, entre los que se encuentran dos niños y dos menores de edad.  Las imágenes de jóvenes y niños ensangrentados, en medio de los gritos y llantos desesperados de sus madres, llegaron a las redes sociales y fueron reproducidas por los medios de comunicación.

De acuerdo con el diario El Universal, cuando Adela Montes Sandalla llegó al lugar donde ocurrió la masacre, la primera imagen que vio fue muy dolorosa: el cuerpo de uno de sus hijos estaba encima de su hermano menor, como si su intención fuera protegerlo. Lo logró parcialmente.

Ricardo Sandoval Montes, de 21 años, murió de varios disparos en el cuerpo, pero su hermano, Héctor, de 15, se encuentra en un hospital privado donde su estado de salud se reporta grave.

Adela es ama de casa y vive a una calle del local de videojuegos ubicado en el Barrio de La Magdalena. Está aterrada y vive con un dolor y llanto incontenibles.

“Tengo destrozado mi corazón”. Ahí estaban mis hijos, sin deberla ni temerla. Estaban como cualquier joven de aquí, jugando maquinitas. Mis hijos son buenos», aseguró.

Adela le contó al reportero de El Universal que la tarde del lunes (día feriado en México) esperaba a sus hijos para hacer una carne asada. Les llamó para saber de ellos y nunca contestaron. En seguida recibió la noticia de que algo les había pasado.

Cuenta que pensó que todo se trataba de un accidente en motocicleta, vehículo en el que se trasladaban “Richie”, quien trabajaba en un negocio familiar, y Héctor, estudiante de secundaria.

“Entonces corrí con mi otro hijo, el mayor, y cuando damos la vuelta a la calle, lo primero que vimos fue una masacre. Vi a mis hijos tirados en el piso”, narró.

Adela relató que encontró a su hijo Ricardo encima de su hermano menor, parecía que quería protegerlo de las balas.

«Lo levantamos con mi otro hijo y vimos que tenía vida todavía. Me dice mi hijo: ‘Mamá, está vivo, vamos a llevárnoslo’. Quisimos abrazarlo, pero no pudimos y nadie nos ayudaba ni la policía», aseguró.

Después le confirmaron que Richie estaba muerto por disparos en la cabeza, y que Héctor sobrevivió a pesar de tener varios impactos de bala. El menor tiene heridas en la ingle, cabeza y piernas.

Las versiones

De acuerdo con las versiones de los vecinos, recogidas por el diario, los criminales sacaron del establecimiento a una persona y se la llevaron antes de abrir fuego.

“Si se llevaron al que querían, ¿por qué hicieron todo esto?, ¿por qué tenían que matar a todos los chavos que estaban ahí, sin tener culpa?”, cuestiona la madre de familia.

Adela aseguró que el nivel de violencia que actualmente se vive en Uruapan ya rebasó a las autoridades y que este ataque armado fue una muestra de esa crueldad.

“Ya da terror salir. Yo por eso les decía que no anduvieran mucho en la calle, pero ellos me contestaban: ‘Mamá, no vamos a estar encerrados, y si nos toca, hasta en la casa nos va a pasar’. Son chavos (jóvenes), uno los comprende”, dijo.

Se le quiebra la voz y llora cuando recuerda a su hijo asesinado, quien entrenaba box, salía con jóvenes de su edad y estaba a punto de iniciar su propio negocio.

De Héctor, Adela le dijeron que deberá esperar 72 horas para conocer qué posibilidades tiene de vida.