Blog del Narco Alexa

El gran patriarca del Narco… ‘Siempre habrá otro ‘Chapo’, pero nunca otro ‘Mayo’ Zambada’…

«El ‘Mayo’, líder del Cártel de Sinaloa, es un factor de estabilidad para el mercado de drogas mundial, es quien garantiza un precio.

El gran patriarca del Narco... 'Siempre habrá otro 'Chapo', pero nunca otro 'Mayo' Zambada'...

Define parte del mercado, la calidad o no de la mercancía, y hasta los canales de distribución»,  Para que la ‘Ndrangheta italiana, una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo y que se supone es la principal distribuidora de cocaína en Estados Unidos, pueda ir a Suramérica a comprar droga necesita el beneplácito del capo mexicano Ismael «Mayo» Zambada.

Esa imagen de Zambada, recreada por la periodista mexicana Anabel Hernández (México, 1971), deja ver la influencia, el poder y el dominio que el capo se ha forjado en la industria mundial del narcotráfico y que Hernández ha revelado en su más reciente libro: «El Traidor: El diario secreto del hijo del Mayo» (Grijalbo, 2019).

«El ‘Mayo’ es un factor de estabilidad para el mercado de drogas mundial, es quien garantiza un precio, define parte del mercado, la calidad o no de la mercancía, y hasta los canales de distribución», cuenta en una entrevista con Efe la periodista.

En el libro, el sexto en su carrera de 26 años, la periodista y escritora, narra mediante miles de documentos, entre ellos el diario de Vicente Zambada Niebla, alias «Vicentillo», hijo del «Mayo», cómo funciona internamente el cartel de Sinaloa.

También describe los niveles de violencia de los que se valen los narcotraficantes, la una y mil formas en que se puede traficar la droga y cómo políticos, empresarios y autoridades en México han participado en las últimas décadas en el negocio del narcotráfico.

Pero sobre todo, en el texto, de 240 páginas, se perfila la figura de Zambada, quien a juicio de la periodista ha sido el patriarca del narcotráfico en México y el mundo durante los últimos 50 años.

Precisamente ese poderío que Hernández describe en el libro ha colocado al cartel de Sinaloa como una institución que, prácticamente, ya no puede caer.

«Cuando uno ve la dimensión como ahora funciona el negocio sabemos que siempre habrá otro ‘Chapo’ (Guzmán), pero no habrá nunca otro ‘Mayo'», dice la periodista.

Durante 50 años, explica, Zambada «ha estado ahí, tranquilo, porque se ha convertido en un factor de equilibrio, de estabilidad» en el mercado de drogas de México a Estados Unidos y también en una parte del mercado mundial.

Por eso cita el caso de la ‘Ndrangheta italiana y de otras organizaciones que «necesitan la bendición de Zambada», quien dice quién es confiable y quién no, o a quién hay que matar. «De ese nivel es su influencia criminal», afirma.

Hernández cree que desde fuera la gente puede entender que el «Mayo» es el cartel, pero el cartel «son un montón de actores que entran y salen, empresarios que dicen: ‘tengo una crisis económica, voy y le cargo o transporto unas cuantas toneladas con la mercancía (carne, frutas, telas) que exporto y a mí me pagan estas ganancias’. Después salen y quizás no lo vuelven a hacer nunca más».

Pero también en el cartel están los políticos que para obtener dinero para sus campañas «ofrecen buques de Petróleos Mexicanos (Pemex) para trasladar drogas, y con dos toneladas que trafiquen se hacen millonarios para siempre y, además, tienen recursos para sus campañas políticas».

Según la periodista, en el negocio del cartel participa gente de todo tipo, «y quien piense que solo son ‘el Mayo’ y ‘el Chapo’ -personajes que nos venden las series de televisión- los verdaderos operadores, no está viendo toda la panorámica».

Cinco décadas operando y ‘el Mayo’ Zambada, líder del Cártel de Sinaloa, nunca ha pisado la cárcel

Ismael ‘el Mayo’ Zambada García carga todo el tiempo con el miedo a que lo atrapen. Tras cinco décadas en el negocio del tráfico de la droga, este capo no ha pisado una sola vez la cárcel.

“Tengo pánico de que me encierren”, confesó ‘el Mayo’ en abril de 2010 al periodista Julio Scherer, en la única entrevista que ha dado para hablar sobre su liderazgo frente al Cártel de Sinaloa.

‘El Mayo’ nació en 1948 en la comunidad del Álamo en Culiacán, Sinaloa y desde los 16 años se dedica al negocio de la droga, según datos oficiales. Tiene cinco décadas de experiencia en el tráfico de estupefacientes y al menos tres como líder —junto con Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán— del Cártel de Sinaloa, la organización criminal con mayor influencia en el país y con el dominio más importante de narcotráfico a nivel global.

No existen datos que indiquen que en el Cártel de Sinaloa alguno de estos dos capos esté subordinado al otro. Pero mientras su compañero, ‘el Chapo’, suma desde este 8 de enero tres detenciones y múltiples historias de operativos para perseguirlo y atraparlo; con Ismael Zambada ocurre todo lo contrario.

El Departamento de Estado estadounidense ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por información que lleve al arresto del  ‘Mayo’. En México, desde 2009, se ofrecen hasta 30 millones de pesos.

Los inicios y la carrera criminal

‘El Mayo’ ha trabajado de cerca no sólo con el Cártel de Sinaloa, que actualmente lidera, sino también con el Cártel de Juárez de los Carrillo Fuentes; y con los hermanos Arellano Félix en el Cártel de Tijuana.

Los registros biográficos del ‘Mayo’ en la Librería del Congreso de Estados Unidos lo describen como “un exgranjero con un amplio conocimiento agrícola y botánico”que aprendió cómo “enganchar su negocio al de otras organizaciones más grandes” para entrar de lleno al mundo del tráfico de drogas.

La carrera criminal de Ismael Zambada inició de mano de Amado Carrillo Fuentes, ‘el Señor de los Cielos’, quien se presume falleció en julio de 1997 durante una cirugía estética.

‘El Mayo’, gracias a Carrillo Fuentes, pudo operar bajo el mando de Miguel Ángel Félix Gallardo, ‘el Jefe de Jefes’, líder del Cártel de Guadalajara —antes conocido como Organización de Sinaloa—; la primer gran organización de tráfico de drogas del país.

Durante la década de 1970 y 1980, el Cártel de Guadalajara dominó el negocio del narcotráfico y controló las actividades de varias familias dedicadas a esta actividad ilícita: los Caro Quintero, los Zambada, los Beltrán Leyva, los Carrillo Fuentes y los Arellano Félix.

Tras la captura de Miguel Ángel Félix Gallardo en 1989, el Cártel de Guadalajara se dividió y dio origen a tres organizaciones: el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Juárez y el Cártel de Tijuana; cuyos líderes fueron seleccionados de entre esas familias.

Ismael ‘el Mayo’ Zambada jugó un papel fundamental para que, en sus inicios, hubiera lazos de amistad entre esas tres organizaciones. Ya en las filas del Cártel de Sinaloa —aliado con ‘el Chapo’ Guzmán y con Juan José Esparragoza, ‘el Azul’—fue socio del Cártel de Tijuana y de Juárez. La primera sociedad terminaría en la misma década de 1990 y la segunda en 2004.

Estados Unidos lo describe desde la década de 1980 como un importante capo de la droga, aún antes de que en los registros de ese país apareciera ‘el Chapo’ Guzmán.

Se le identificó como uno de los narcotraficantes mexicanos con más vínculos con organizaciones colombianas para el tráfico de cocaína a Estados Unidos y actualmente, el Departamento de Estado reconocen su dominio en el mercado de la heroína.

En enero de 2003, el Juzgado de Distrito de la capital de los Estados Unidos emitió una orden en contra de Zambada García por sus actividades de tráfico de drogas.Un año antes se le identificó bajo la Ley de Designación de Narcotraficantes Extranjeros como uno de éstos.

Los registros del Departamento de Estado lo describen como “uno de los narcotraficantes más fuertes en México, capaces de transportar varias toneladas de cocaína y mariguana y de heroína”.

Aunque se cree que comparte el liderazgo del Cártel de Sinaloa tanto con ‘el Chapo’ como con ‘el Azul’; el Departamento de Estado estadounidense considera que ‘el Mayo’ ha tenido actividades independientes en la costa del Pacífico mexicano y en zonas como Cancún, Quintana Roo y Monterrey, Nuevo León.

“La organización Zambada-García puede recibir múltiples toneladas de cocaína de fuentes colombianas (…) utiliza una variedad de métodos, incluyendo aviones, camiones y autos para el transporte de la cocaína. La organización Zambada-García controla el contrabando de cocaína en ciudades como Arizona, California, Chicago y Nueva York”, cita un reporte de 2003.

Tan importante como ‘El Chapo’

Aunque Joaquín Guzmán es identificado como el narcotraficante más importante y famoso de México y del mundo; las actividades de Ismael Zambada también han sido catalogadas con alcances globales.

En enero de 2015, en el Distrito Sur de California se reveló una denuncia en contra de Zambada García y dos de sus hijos por el tráfico de “enormes” cantidades de metanfetamina, heroína y mariguana en Estados Unidos.

El caso que derivó en esa denuncia inició en 2011, cuando autoridades de ese país comenzaron a investigar una célula de distribución de drogas a pequeña escala en Chula Vista, California.

“Pronto se hizo evidente que las drogas estaban siendo suministradas por el cártel de Sinaloa —con Ismael Zambada al mando— y el caso se transformó en una investigación masiva, multinacional, multiestado que resultó en diversas detenciones y decomisos en San Diego o Los Ángeles pero también en grandes ciudades como San Francisco, Chicago, Nueva York y Detroit; así como en estados como Nevada, Texas, Carolina del Sur, Delaware, Pennsylvanya, Minnesota, Kentucky, Georgia y países como México, Canadá, Colombia, Gran Bretaña, Filipinas, Guatemala y China”, cita el reporte del Buró Federal de Investigaciones (FBI) sobre la demanda.

En este caso abierto ante una Corte Federal del Distrito Sur de California en contra del Cártel de Sinaloa no se menciona a Joaquín Guzmán Loera. Las principales acusaciones son en contra del ‘Mayo’, y dos de sus hijos: Ismael Zambada Sicairos, ‘Mayito Flaco’, actualmente prófugo; e Ismael Zambada Imperial, ‘Mayito Gordo’; detenido en noviembre de 2014.

En este caso también aparece Iván Archivaldo Guzmán Salazar, ‘Chapito’, hijo del ‘Chapo’.

Otras denuncias contra ‘el Mayo’ en Estados Unidos datan de febrero de 2008 en el Distrito Norte de Illinois y de abril de 2012 en una Corte Federal del Oeste de Texas. En ambas también se denuncia a Joaquín Guzmán.

En la primera, se acusa a los líderes del Cártel de Sinaloa de realizar actividades de tráfico de grandes cantidades de cocaína, “generalmente cargamentos de cientos de kilogramos en una sola vez, así como altas cantidades de heroína desde México y a través de la frontera con Estados Unidos”.

En Texas, la denuncia es en contra de “la empresa del Cártel de Sinaloa” y se reconoce a los dos capos como responsables, por igual, de su administración.

Según el texto legal, ‘el Chapo’ y ‘el Mayo’ dirigen una empresa que busca “el enriquecimiento de sus miembros e integrantes asociados a través de actividades de conspiración para la importación y distribución de sustancias ilegales; lavado de dinero, tráfico de armas y la comisión de asesinato”, por lo que violan The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act.

La familia Zambada, en el mismo negocio

En entrevista con Julio Scherer en abril de 2010, Ismael Zambada dijo que tenía a su esposa, cinco mujeres, quince nietos y un bisnieto.

Los reportes oficiales indican que ha tenido al menos nueve hijos. De su relación con Rosario Niebla Cardoza nacieron cinco mujeres: María Teresa, Chary, Modesta, Mónica del Rosario y Miriam (o Midiam); además de Vicente, ‘el Vicentillo’.

Otros hijos del capo son Ismael Zambada Imperial, Serafín Zambada Ortiz e Ismael Zambada Sicairos.

Tanto María Teresa como Modesta Zambada Niebla están identificadas desde 2010 por la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro(OFAC, por sus siglas en inglés) como operadoras de la red de lavado de dinero de Ismael ‘el Mayo’ Zambada.

María Teresa es propietaria de la estancia infantil ‘El niño feliz’ que antes de ser señalada por Estados Unidos como una empresa de lavado de dinero para ‘el Mayo’ recibía recursos públicos por estar subrogada al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Pero además de ese lugar, María Teresa y Modesta están acusadas de presuntamente lavar dinero en otras empresas como el Establo Puerto Rico, Jamaro Construcciones, Multiservicios Jeviz, Arte y Diseño de Culiacán; y en Autotransportes JYM.

Los hijos varones de Ismael Zambada García también tienen un historial criminal.

El primogénito, Vicente Zambada Niebla, ‘Vicentillo’, fue detenido en el sur de la ciudad de México el 19 de marzo de 2009 en la colonia Fuentes del Pedregal, una zona exclusiva de la capital.

En febrero de 2010 fue extraditado a Estados Unidos para ser procesado ante las Cortes Federales de Distrito para el Distrito de Columbia y para el Distrito Norte de Illinois por los delitos de asociación delictuosa y contra la salud.

Tres años después se declaró culpable por el cargo de conspiración para poseer e intentar distribuir droga en territorio estadounidense entre 2005 y 2008; y reconoció que su padre, Ismael Zambada García, es el líder del Cártel de Sinaloa y tiene actividad delictiva en el tráfico de drogas desde la década de 1970.

Otro de los hijos del ‘Mayo’, Serafín Zambada Ortiz, fue arrestado en noviembre de 2013 cuando intentó cruzar la frontera México-Estados Unidos por Nogales, Arizona. Una corte federal de California lo buscaba por tráfico de drogas.

En cuanto a Ismael Zambada Imperial, ‘el Mayito Gordo’, fue capturado en Culiacán, Sinaloa en noviembre de 2014 y un año después extraditado a Estados Unidos.

El vinculo familiar en el negocio de la droga no termina ahí. Jesús Zambrano García, ‘el Rey Zambada’, hermano del ‘Mayo’ fue su mano derecha y operador más importante hasta que fue detenido en octubre de 2008.

‘El Rey Zambada’ tenía a su cargo la entrada al país de la cocaína y metanfetamina que provenía de Sudamérica. Su principal zona de operación era el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Los sobrinos del ‘Mayo’, Juan José Parra Zambada, Jesús Zambada Reyes y Vicente Zambada Reyes también participaron en el negocio. El primero está detenido; y los otros dos muertos.

Vicente fue asesinado en diciembre pasado en un enfrentamiento en Culiacán, Sinaloa; y Jesús Zambada Reyes fue encontrado ahorcado en una casa de arraigo de la Procuraduría General de la República en 2009.

El narco no se acaba

Con la recaptura de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán este 8 de enero, vuelve a sonar la versión de que ‘el Mayo’ asume todo el control del Cártel de Sinaloa, organización que no ha visto mermado su poder pese al encarcelamiento de uno de sus líderes.

Pero en las filas de ese cártel —además de Guzmán Loera y Zambada García— está Juan José Esparragoza, ‘el Azul’; de quien se ha rumorado sobre su muerte pero ninguna instancia oficial ha podido confirmar.

Ahora que ‘el Chapo’ volvió a prisión se publicó una entrevista que concedió el año pasado, mientras estuvo prófugo, al actor Sean Penn. Sobre “la perspectiva del negocio” de las drogas, Guzmán Loera responde: “Esto no va a terminar con el paso del tiempo. Esto nunca va a terminar”.

Esa visión de que el narcotráfico no se acaba poniéndole fin al poderío de los capos de la droga la comparte ‘el Mayo’ Zambada. A Julio Scherer le dijo algo similar:

“Un día decido entregarme al gobierno para que me fusile. Mi caso debe ser ejemplar, un escarmiento para todos. Me fusilan y estalla la euforia. Pero al cabo de los días vamos sabiendo que nada cambió”.