Blog del Narco Alexa

CDN, Metros, Rojos… grandes cárteles del narco se fragmentan en células cada vez más violentas

El Cártel Jalisco Nueva Generación pasó a ser el primer cártel de la droga, según informes de inteligencia.

CDN, Metros, Rojos... grandes cárteles del narco se fragmentan en células cada vez más violentas

Con la guerra contra el crimen organizado que emprendió a finales del 2006, el entonces presidente Felipe Calderón, la radiografía de organizaciones delictivas nacionales y transnacionales ha sufrido un cambio que ha hundido a algunos estados de México en una ola interminable de violencia, enfrentamientos y ejecuciones.

Aunado con la comisión de los múltiples delitos que generan millones de pesos de ganancias ilícitas para los viejos y nuevos cárteles criminales.  En 2006, las organizaciones criminales que realizaban sus actividades ilícitas en el país, basados en el trasiego, producción, elaboración de estupefacientes y drogas sintéticas.

Estaban encabezadas por el Cártel del Golfo, Los Zetas, Pacífico, Tijuana/Arellano Félix, Juárez, Beltrán Leyva y Familia Michoacana, que tenían controlados algunos estados del norte del país, principalmente los que tienen vecindad con la frontera norte.

Los operativos emprendidos por las secretarías de la Marina-Armada de México (Semar), y de la Defensa Nacional (Sedena), así como por la Policía Federal (PF) generaron detenciones y abatimientos de los grandes líderes, jefes de apoyos logísticos, jefes de sicarios y operadores financieros, resquebrajaron las estructuras de algunas organizaciones delictivas, como fue el caso de Los Zetas, Golfo, Familia Michoacana, Tijuana/Arellano Félix y Juárez, que estuvieron a punto de desaparecer de la radiografía del crimen organizado en México.

De acuerdo con documentos oficiales del gabinete de Seguridad del gobierno federal, denominado Cárteles de la droga que operan en la República Mexicana, correspondiente año de 2019, se observa un cambio sustancial en las grandes organizaciones criminales que se fraccionaron, dando paso a células o escisiones que se abren camino con base en la violencia.

Ahora las organizaciones criminales como Los Zetas se han divido en dos células rivales: el Cártel del Noreste, que representa una forma renombrada de los principales zetas; y Los Zetas de la Vieja Escuela, un grupo disidente que tiene presencia en Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Veracruz, Zacatecas, Campeche, Tabasco y Quintana Roo. En el caso de Nuevo Laredo, Tamaulipas, cuenta con su brazo armado denominado La Tropa del Infierno.

Por su parte, el Cártel del Golfo sufrió un resquebrajamiento en su estructura por la detención y abatimiento de sus principales líderes y lugartenientes, lo que dio paso a las escisiones Grupo Bravo, Los Metros y Los Ciclones.

Se tiene registro de otras pequeñas células denominadas Grupo Sombra, Grupo Pantera, Comando del Diablo, Los Sierras (División Sierra), Escorpiones y Grupo Operativo Z, Alcatraz de los R (grupo pequeño, asociado con el comando de diablo)

Su zona de influencia se ubica en Tamaulipas, Quintana Roo y una parte de San Luis Potosí. Esta organización, a pesar de las alianzas que ha tenido en más de una década, está a punto de desaparecer del mapa del
crimen organizado.

Los muertos reviven

Las alianzas entre células o fracciones de los grandes cárteles de la droga han permitido que algunas organizaciones criminales que estaban a punto de desaparecer en los dos últimos años (2018-2019) hayan comenzado a resurgir con una nueva estructura económica, sicariato, armas con la finalidad de cuidar sus llamadas “plazas” (estados o municipios) para continuar con sus actividades ilícitas.

Uno de los ejemplos más claros es el Cártel de Tijuana/Arellano Félix, ahora denominado Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) por su alianza con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), se ha fortalecido en estructura de sicarios y armamento para pelar contra el Cártel del Pacífico; el único bastión que le queda, el estado de Baja California.

En el caso del Cártel de Juárez/Nuevo Cártel de Juárez (NCDJ), junto con su brazo armado de La Línea que, a su vez, controlan a las pandillas Los Mexicles y Los Aztecas, ha comenzado a participar activamente en los enfrentamientos y trasiego de droga a Estados Unidos.

Esta organización criminal estuvo a punto de desaparecer por la estrategia impuesta por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa al rescatar a Ciudad Juárez por tres años consecutivos (2009-2011), considerada la ciudad más violenta del mundo.

Una década después, el denominado Nuevo Cártel de Juárez (NCDJ) controla todo el estado de Chihuahua, principalmente los municipios colindantes con el estado de Sonora, El Paso y San Antonio, Texas, Estados Unidos.

La Familia Michoacana, a punto del exterminio, se dividió en Los Caballeros Templarios, únicamente para la fabricación de droga sintética, tráfico de estupefacientes, secuestro, homicidio, lavado de dinero, trata de personas, entre otros delitos. Tras el abatimiento y detención de sus líderes en 2016, surge La Nueva Familia Michoacana con su brazo armado Los Troyanos, que se expandieron de Michoacán al Estado de México, Guerrero, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Colima, Nuevo León, Baja California y Coahuila, gracias a las alianzas con otras organizaciones criminales.

Una de sus grandes alianzas es con Las Moicas que fue considerado en 2009 por la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) como un cártel de las drogas al ser los proveedores regionales de metanfetaminas y heroína en California, Estados Unidos, sobre todo en el centro y norte del estado.

El Cártel Beltrán Leyva y/o Gente Nueva es el claro ejemplo de la fragmentación criminal dado que, con la detención y abatimiento de Arturo, Carlos, Alfredo, Mario, Esaúl y Héctor Beltrán Leyva, esta organización dio origen a ocho células criminales que han continuado con las actividades de trasiego de droga, trata de personas, ejecuciones, tráfico de armas, lavado de dinero, secuestro y cobro de piso a comerciantes establecidos.

Los Rojos, con presencia en el norte y centro de Guerrero, así como en gran parte de Morelos. Su bastión se edificó en el municipio de Chilapa, Guerrero, su fundador y líder Jesús Nava Romero, El Rojo, fue lugarteniente de Arturo Beltrán Leyva, de dicho apodo nace el nombre de esta célula criminal.

Los Mazatlecos fueron creados como brazo armado de los Beltrán Leyva para hacer frente a los sicarios del Cártel del Pacífico. Con el paso de los años dejaron de ser sicarios para convertirse en capos encargados del tráfico de drogas. Comenzó sus operaciones en Mazatlán para ejercer su control en los estados de Sinaloa, Durango y Nayarit. Así se encargaron del trasiego de drogas, en enormes cantidades, a Estados Unidos. Desde mariguana, cocaína, heroína y hasta metanfetaminas; su zona de influencia se ubica en Sinaloa y Baja California Sur.

Los Ruelas Torres, cuyo líder José Luis Ruelas Torres quien fue lugarteniente de Los Beltrán Leyva ante la detención y muerte de los jefes, esta organización se inició en el tráfico de heroína a Estados Unidos, desde Los Ángeles hasta Nueva York.

Los Granados comenzaron su accionar en el trasiego de droga en la Costa Grande de Guerrero para el Cártel de los Beltrán Leyva; sin embargo, comenzaron su carrera criminal de la mano del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) y la Familia Michoacana.

Los Ardillos. Con más de 20 años asentados en el municipio guerrerense de Quechultenango, Los Ardillos, están dedicados en su totalidad a la siembra de amapola, el cobro de piso, la piratería y el secuestro. Actualmente operan en la Región de la Montaña y el centro de Guerrero.

El Cártel Independiente de Acapulco (CIDA), es considerado una organización criminal local, teniendo su principal zona de operaciones algunas colonias del puerto de Acapulco, Guerrero. Sus actividades ilícitas son el trasiego de droga, secuestro, cobro de piso y ejecuciones.

El 2 Mil. El nombre de esta banda proviene del apodo de Javier Hernández García, conocido como El Panchillo o El 2 Mil, quién fue parte de la seguridad de Los Beltrán Leyva, en la actualidad su accionar ha disminuido en Coahuila, Chihuahua, San Luis Potosí y Sonora.

Guerreros Unidos es otro de los grupos surgidos del extinto Cártel de los Beltrán Leyva. Fue considerado una de las organizaciones más violentas que se expandieron por Guerrero, Estado de México y Morelos, donde iniciaron una encarnizada lucha contra el Cártel del Pacífico Sur y La Mano con Ojos, las cuales desaparecieron.

Cártel del Pacífico es una de las organizaciones criminales que se ha mantenido tras el encarcelamiento de sus principales líderes, como el caso de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, el Chapo Guzmán, que ha creado diversos brazos armados para defender los estados donde se ha incrustado, principalmente que es Sinaloa, Durango, Coahuila, Baja California, Baja California Sur, Sonora.

Sin embargo, en los últimos cinco años se ha expandido en pequeños grupos donde predominan otras organizaciones criminales.

Los gobiernos de México y Estados Unidos lograron detectar más de 250 empresas presuntamente ligadas al cártel. Los negocios involucrados a estarían en México, Colombia, Ecuador, Guatemala, España y Estados Unidos.

El Nuevo Cártel en México

La estructura económica, la organización, su sicariato y poder de armamento bélico han extendido las zonas de influencias del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que pasó de ser una organización local al primer cártel de la droga en todo el país.

Ahora sus células realizan sus delitos en Jalisco, Nayarit, Ciudad de México, Estado de México, Michoacán, Veracruz, Yucatán, Querétaro, Quintana Roo, Guanajuato, Oaxaca y San Luis Potosí. Fuera de México: Estados Unidos, Centroamérica, Colombia, Asia, Europa y Oceanía.

Hacia el Bajío mexicano y centro del país, principalmente en los estados de Guanajuato, Querétaro y Puebla, donde se disputa el control por el robo de hidrocarburo y gas LP.

Las luchas entre cárteles las sostiene con algunas organizaciones locales, como el denominado Cártel de Santa Rosa de Lima y La Nueva Familia Michoacana; mientras que en otros estados los enfrentamientos los realiza con células de Los Zetas y Cártel del Golfo.

La disputa por el llamado huachicol ha incrementado la violencia en los estados de Guanajuato y Puebla, donde la organización que encabeza Nemesio Oseguera Cervantes, El Mencho, se centra en los llamados Triángulo del Huachicol y Triángulo Rojo en Puebla.

Los constantes enfrentamientos y ejecuciones en Guanajuato, se están centrando en los municipios de Valle de Santiago, Jaral del Progreso, Cortázar, Yuriria, Salamanca, Irapuato, Silao y León, que están dentro del llamado Triángulo del Huachicol, entre las células del CJNG y su escisión denominada Santa Rosa de Lima, comandado por José Antonio Yepes El Marro.

De acuerdo con la información que ha difundido la Décimo Sexta Zona Militar de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la lucha entre las dos organizaciones es por el robo de combustible y gas LP.

Violencia que se ha trasladado al estado de Querétaro en el corredor que componen los municipios de Palmillas, San Juan del Río, Pedro Escobedo y Corregidora, por donde corre el poliducto Tula-Salamanca.

En el llamado Triángulo Rojo, que lo componen los municipios de Acatzingo, Palmar de Bravo, Quecholac, Tecamachalco y Tepeaca, los constantes enfrentamientos se realizan entre las células del CJNG contra los sicarios de Roberto de los Santos de Jesús, alias El Bukanas, líder huachicolero al servicio de Los Zetas.

La violencia que genera el CJNG se ha extendido al estado de Michoacán por la disputa por el trasiego de estupefacientes, la elaboración de droga sintética, La Nueva Familia Michoacana y Los Viagras.

En tanto, en Aguascalientes, el Cártel del Golfo y Jalisco Nueva Generación, se disputan el estado con una diversidad de delitos que van del secuestro, robo de comercio, extorsión, cobro de piso, trasiego de droga, ejecuciones y levantones.

Mientras que en San Luis Potosí se tiene una guerra silenciosa entre el Cártel del Golfo, Los Zetas, La Nueva Familia Michoacana y Nueva Generación.

En Morelos, la lucha por la venta y distribución de la droga, los secuestros y cobros de piso tienen en constantes enfrentamientos a las organizaciones delictivas de Los Rojos, Guerreros Unidos y recientemente con el Cártel de Jalisco.

En el caso del Estado de México, las células del Cártel de Jalisco Nueva Generación y La Nueva Familia Michoacana ha generado el incremento en la inseguridad en la última década en diversos municipios mexiquenses.

Por su parte, la Ciudad de México pasó de ser una zona de enlaces, negociaciones y alianzas para convertirse en un campo de batalla entre las organizaciones locales del Cártel de Tláhuac y la Unión Tepito.

Guerrero, nido de escisiones del crimen organizado

Actualmente en el estado de Guerrero hay dos grandes cárteles de la droga denominados grandes, el Cártel del Pacífico y el Cártel Jalisco Nueva Generación, estos últimos hicieron alianzas, tregua con los cárteles denominados pequeños para tener control de la siembra, distribución de amapola y goma de opio, así como de la cocaína y otro tipo de drogas ilícitas.

El Cártel del Pacífico tiene alianzas con algunas bandas locales en diversas zonas del estado.

De acuerdo con el documento denominado Cárteles de la Droga que operan en la República Mexicana correspondiente año de 2019, las alianzas que ha tejido el Cártel del Pacífico con algunos grupos locales son responsables directos del incremento de la violencia en algunas zonas de los estados de  Guerrero y Michoacán.

El ejemplo es la zona de la Costa Chica, donde los siguientes grupos trabajan para el también llamado de Cártel de Sinaloa.

Don Luis; Grupo de Los Torralba; Grupo de Los Charchove; Grupo de Los Hermanos Carrillo Salmerón; Grupo de Sofía Mayo Ramírez; Sofi y/o La Reyna de la Costa Chica.

También tiene una fuerte alianza con La Nueva Familia Michoacana con sus brazos armados denominados autodefensas o policías comunitarias entre los que destacan Los Arreola y Cártel de Tepalcatepec que lidera Juan José Farías, alias El Abuelo en los dos estados que, a su vez, tienen alianza con Los Caballeros Templarios, Los Viagras, y/o Sangre Nueva Guerrerense.

También tiene entre sus aliados al denominado Cártel de Cuajinicuilapa y/o Los Añorve, Cártel de Los Rodríguez; Los Ardillos; Los Rojos y/o Cártel de la Sierra y/o Los Jefes y/o Cártel del Fantasma. Además de Gente Tijuana; Los Capuchinos y Los Palacios Galeana.

Por su parte, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, tiene alianza con los grupos delictivos de la regiones de Costa Grande, Tierra Caliente y Sierra del Estado de Guerrero, como son:

Los Granados; Fuerzas Especiales Guardia Guerrerense y/o El Gavilán y/o Guardia Guerrerense y/o Ejidos Nuevos de Guerrero; Los Jaguares; El Águila y/o El Charal; Los Cuernudos; Ayala Huato; El Comandante Beto; El Profe; Cerebro; Chamuco; Chito Cano; Aburto.

También a los remanentes del Cártel de Los Beltrán Leyva y/o Gente Nueva y/o La Empresa y/o Mochomera y/o Fuerzas Especiales de Acapulco (FEDA) y/o Los Teletubis y/o “Ojitos Verdes y/o Los Amigos; y/o Los Rusos.

Cártel Independiente de Acapulco (CIDA) y/o La Ciudadanía de Acapulco y/o “El Pueblo de Acapulco; Los Sierreños y/o Comando MC de Mario Cabrera y/o Los Leones; Los Tequileros y sus remanentes; Cártel del Sur y/o Cártel de la Sierra y/o Cártel Sierra Unida Revolucionaria (SUR), Los Marín.

En Oaxaca operan sólo el Cártel de Los Zetas y/o Vieja Escuela, Cártel Jalisco Nueva Generación y el Cártel del Golfo.

En tanto que en Chiapas el Cártel del Pacífico lleva la batuta, mientas que Los Zetas y/o Vieja Escuela, Cártel Jalisco Nueva Generación se disputan algunos municipios.

ESTABLECEN ALIANZAS CON PANDILLAS DE EU

El Cártel del Pacifico, señalado por las autoridades de Estados Unidos como traficantes de cocaína, heroína, mariguana, éxtasis y metanfetaminas, tiene redes de alianzas con las pandillas u organizaciones delictivas Latin King and Queen Nation, Border Brothers, Bloods, Eme, Crips, Ms-13, Sureños, Tango Blast y United Blood Nation.

El Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) y/o Los Arellano Félix trafica cocaína, heroína, mariguana y metanfetaminas, sus vínculos son con Latin King and Queen Nation, Border Brothers, California Mexican Mafia, Florencia 13, Logan Heights Gang y Sureños

El Cártel de Juárez/ Nuevo Cártel de Juárez (NCDJ) trafica cocaína y mariguana.

Tiene vínculos con 4 pandillas u organizaciones delictivas de Estados Unidos: Latin King and Queen Nation, Barrio Azteca Hermanos Pistoleros Latinos y Los Carnales.

El Cártel del Golfo trafica cocaína y mariguana. Tiene vínculos con 8 pandillas u organizaciones delictivas de Estados Unidos: Bloods, Crips, Emi, M5-13, Hermanos Pistoleros Latinos, Partido Revolucionario Mexicano, Raza Unida y Texas Syndicate

Cártel del Noreste/ Zetas trafica cocaína, mariguana, drogas sintéticas y tráfico de personas, tiene vínculos con 12 pandillas u organizaciones delictivas de Estados Unidos, entre las que sobresalen Aryan Brotherhood of Texas, Latin King and Queen Nation, Bandidos Motorcycle Club, Bloods, Crips, Eme, Emi, MS-13, Hermanos Pistoleros Latinos, Sureños, Norteños y Texas Syndicate

Mientras que en los remanentes del Cártel Beltrán Leyva y/o Gente Nueva trafica cocaína, heroína, mariguana, tejieron alianzas con las pandillasMexikanemi, Barrio Azteca, Hermanos Pistoleros Latinos, MS13.

Guerreros Unidos trafica cocaína, heroína, mariguana, éxtasis,  metanfetaminas y Chine White y/o Chaina, tiene vínculos con 8 pandillas, sobresaliendo Latin King and Queen Nation, Crips, Eme, Los Cholos, Murder Inc, Sureños, Tango Blast y MS-13.

La Nueva Familia Michoacana y/o Caballeros Templarios tejió alianzas con Latin King and Queen Nation, Crips, Eme, Los Cholos, Murder Inc, Sureños, Tango Blast y MS-13.