Blog del Narco Alexa

Sentencian a luchador mexicano a cuatros años de cárcel acusado de narcotráfico en Texas

Un luchador semiprofesional de origen mexicano fue sentenciado a casi cuatro años de prisión en una cárcel federal por narcotráfico pues es señalado.

Sentencian a luchador mexicano a cuatros años de cárcel acusado de narcotráfico en Texas

Por conspirar para importar más 110 libras (50 kilogramos) de metanfetamina.  La sentencia fue anunciada por el fiscal estadounidense Ryan K. Patrick, Distrito Sur de Texas. Esta indagatoria fue realizada por las Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI por sus siglas en ingñes) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. (ICE) con la asistencia de la Patrulla Fronteriza de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. (CBP).

José Ramos-Delgadillo, de 32 años, ciudadano de México, fue sentenciado el 22 de enero a 46 meses en una prisión federal. Se espera que Ramos-Delgadillo, quien estuvo era indocumentado en los Estados Unidos, además se enfrente a un proceso de deportación que deberá cumplir después de la sentencia. Ramos-Delgadillo se declaró culpable el 3 de octubre de 2019.

Según documentos judiciales, el 4 de agosto de 2019, Ramos-Delgadillo llegó a Laredo al Puente Internacional Juárez-Lincoln conduciendo un Ford Escape. Una búsqueda inicial arrojó 24 paquetes de metanfetamina ocultos dentro de los neumáticos. Sin embargo, las autoridades también descubrieron 19 paquetes adicionales en el firewall del vehículo. Al ser interrogado, Ramos-Delgadillo afirmó que era un luchador de Guadalajara, México, que viajaba a Dallas para visitar a un amigo. Pronto admitió que sabía que había narcóticos en el vehículo. Esperaba que le pagaran $ 5,000 dólares por transportar las drogas.

Las drogas pesaban más 110 libras (50 kilogramos) con un valor aproximado de más de $ 300 000 dólares.

Ramos-Delgadillo permanecerá bajo custodia a la espera de ser transferido a una instalación de la Oficina de Prisiones de los Estados Unidos que se determinará en un futuro próximo.

La fiscal federal adjunta Jennifer Day, del Distrito Sur de Texas, procesó este caso.