“El Hitler” apareció muerto en la cárcel, era escolta del cártel de los Arellano Félix

Rito Quintero Hernández, conocido como “El Hitler”, un sicario y escolta del narcotraficante Ramón Arellano Félix, fue encontrado colgado.

“El Hitler” apareció muerto en la cárcel, era escolta del cártel de los Arellano Félix

En el edificio cinco, carraca tres del Centro Penitenciario El Castillo, ubicado al sur del puerto de Mazatlán en el estado de Sinaloa.  El hombre, de 62 años, había sido liberado hace unas semanas de una prisión en Tijuana, Baja California, donde cumplió una condena por secuestro, sin embargo, lo reaprehendieron ya que tenía cargos pendientes en Sinaloa.

Por el asesinato de dos policías y una masacre en la que perdieron la vida 12 personas en el poblado de El Limoncito de Alayá, en Cosalá, Sinaloa, en 2001. Estaba recluido por el delito de homicidio doloso en grado de tentativa. Ingresó a El Castillo el 6 de enero de este año, sin embargo, sólo duró vivo 17 días. De acuerdo con un reporte oficial, el cuerpo fue encontrado en un baño del área de carpintería.

El cuerpo pendía de una cuerda color rojo con negro de la celosía de la pared del baño. Vestía camisa blanca tipo polo, pants gris y tenis blancos.  Quintero Hernández nació el 9 de mayo de 1958, su domicilio oficial era Tijuana, Baja California.

El informe policial especifica que el interno había salido libre del centro penitenciario de Tijuana y posteriormente fue capturado y trasladado al centro penitenciario de Mazatlán por el delito homicidio complementado al haberse perpetrado con las calificativas de premeditación y ventaja y homicidio premeditado.

El interno que lo encontró colgado en el baño del taller de carpintería relató que fue al sanitario aproximadamente a las 11:00 horas, pero estaba cerrado, entonces se retiró y regresó 15 minutos después y seguía cerrado, fue cuando se asomó por la parte de arriba, ya que no hay techo en el lugar, que vio el cuerpo de “El Hitler”.

Rito Quintero era integrante del equipo de seguridad de Ramón Arellano, uno de los cabecillas del cártel del mismo apellido y que operaba principalmente en la ciudad de Tijuana y quien fue ejecutado en febrero de 2002 durante el carnaval de Mazatlán.

Era hermano de Efraín Quintero, muerto en un enfrentamiento con agentes estatales el 10 de febrero de 2002, en donde también falleció Ramón Arellano Félix.

Qué pasó en febrero de 2002

El 10 de febrero de 2002, el histórico clan de narcotraficantes de los hermanos Arellano Félix, base de lo que se conoce desde los años ochenta como el cártel de Tijuana, perdió a uno de los miembros del núcleo familiar: Ramón Arellano Félix.

El lugar en el que fue abatido se trataba de las calles del puerto de Mazatlán, Sinaloa, donde ocurría un carnaval. Según informaciones, agentes ministeriales de la entidad se percataron de tres personas sospechosas que circulaban en sentido contrario a la multitud, por lo que decidieron encararlos.

En el enfrentamiento, los civiles atacaron con balas a los policías y en la esquina de la calle Rodolfo T. Loaiza y Gavitas quedaron los cuerpos de dos hombres. Al principio se dijo que uno de ellos era Jorge López Pérez, un agente de la PGR, pues el cuerpo fue encontrado con esa identificación.

Después se supo que no era un agente, sino el cabecilla del cártel de Tijuana, que siempre se disfrazaba de policía.

Los primeros en saber que Ramón había perdido la vida fueron sus enemigos, Ismael “El Mayo” Zambada y Joaquín “El Chapo” Guzmán, quienes lo guiaron a su terruño para poder cazarlo con el “pitazo” de que Zambada estaría en el carnaval de Mazatlán.

Ramón Arellano Félix fue el más sanguinario del clan y con quien “El Chapo” se enfrascó en una guerra luego de que los del cártel de Tijuana casi lo asesinan en el Aeropuerto de Guadalajara durante un fuego cruzado en el que perdió la vida el cardenal Juan Jesus Posadas Ocampo.