Loading...

Iván y Alfredo Guzmán, hijos de «El Chapo» que buscaron evitar les arrebataran el imperio

La detención y posterior extradición a Estados Unidos, de Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», dejó un vacío de poder dentro del cártel de Sinaloa.

Iván y Alfredo Guzmán, hijos de El Chapo que buscaron evitar les arrebataran el imperio

El cual trató de ser aprovechado por dos grupos poderosos y cercanos al líder fundador,  Dámaso López Núñez, «El Licenciado», y su hijo Dámaso López Serrano, «El Mini Lic» –ambos detenidos-, el compadre y ahijado de «El Chapo», de un lado; por el otro Iván Archivaldo (1983) y a Jesús Alfredo, «Alfredillo» Guzmán Salazar (1986), «Los Chapitos», los hijos más adelantados de «El Chapo».

No se tiene muy claro las razones de la fractura, pero hay dos versiones: la primera que «El Chapo» fue quien dejó a «El Licenciado» como jefe de la organización criminal provocando un conflicto con «Los Chapitos», quienes buscaban el trono de su padre. La segunda detalla que fue el mismo Dámaso quien quiso hacerse por la fuerza del liderazgo.

«Los Dámaso», para disputar el liderazgo, realizaron una supuesta alianza con Nemesio Oseguera Cervantes, «El Mencho», líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Mientras que «Los Chapitos» contaban con el respaldo del viejo socio de su padre: Ismael «El Mayo» Zambada.  Cuando «El Chapo» fue detenido por tercera ocasión, en enero del 2016, y posteriormente extraditado a Estados Unidos en enero del 2017, «El Licenciado» fue considerado por autoridades mexicanas el sucesor de Guzmán Loera al frente del cártel de Sinaloa. Se dijo también que Rafael Caro Quintero forjó una alianza para arrebatarles el negocio.

La guerra interna se hizo evidente el 15 de agosto del 2016, cuando «Los Chapitos» fueron secuestrados en el restaurante «La Leche» en Puerto Vallarta, Jalisco, por presuntos miembros del CJNG y «Los Dámaso». A los días y tras un pago millonario, los Guzmán fueron liberados.

Con la disputa ya conocida, «Los Chapitos» enviaron una carta al periodista Ciro Gómez Leyva donde aseguraban que la traición la comenzó «El Licenciado», cuando el 4 de febrero del 2017 los citó a ellos y a «El Mayo» Zambada.

En dicha cita fueron recibidos por hombres armados que dispararon contra ellos, «Los Chapitos» y «El Mayo» lograron escapar dándose cuenta, según la misiva, que fue López Núñez el que intentó matarlos.

En respuesta, Dámaso López proporcionó información al fundador de semanario Río Doce, Javier Valdez, donde aseguró que él no disparó contra «Los Chapitos» y «El Mayo», calificando a esta último como un amigo pacificador, también recalcó el apreció que le tiene a «El Chapo» Guzmán.

Sobre «Los Chapitos» dijo que no han respetado los acuerdos y han sido los generadores de la violencia en su contra, pues lo quieren fuera del cártel de Sinaloa.

Javier Valdez fue asesinado tras difundir dicha versión de «El Licenciado». Las indagatorias sobre su homicidio y los responsables detenidos señalan que fue un grupo del cártel de Sinaloa ligado a Dámaso el que asesinó al multipremiado periodista.

La disputa parecía inclinarse del lado de «El Licenciado», pero un golpe no previsto se dio a conocer en abril del 2017, cuando el periodista Carlos Loret de Mola difundió un video donde se ve a Dámaso comiendo en una marisquería de la Colonia Tabacalera, en la alcaldía Cuauhtémoc, en el centro de la Ciudad de México.

El video fue grabado por un hacker que trabajaba en el gobierno como agente encubierto y contactado por López Núñez para realizar una campaña de desprestigio contra «Los Chapitos» culpándolos de la violencia en Sinaloa y así las autoridades actuaran en su contra.

Un mes después de la grabación, el 2 de mayo del 2017, Dámaso López Núñez fue detenido en un lujoso departamento de la zona de Polanco en la Ciudad de México. Casi dos meses después, «El Mini Lic» se entregó a las autoridades estadunidenses en California.

Poco más de un año después de su captura, en julio del 2018, «El Licenciado» fue extraditado a Estados Unidos para luego ser sentenciado a cadena perpetua, hace unos meses declaró como testigo protegido contra su compadre, quien tendría el mismo destino que él: la prisión vitalicia.

Durante el juicio contra «El Chapo», Dámaso fue uno de los testigos protegidos del gobierno estadunidense. En él aseguró que la segunda fuga de Guzmán Loera del Altiplano en 2015 fue orquestada por Emma Coronel, «Los Chapitos» y él.

«El Licenciado» acusó a Iván Archivaldo y a Jesús Alfredo Guzmán Salazar de robar sus propiedades, así como de «matar a muchas personas», tras su arresto en mayo del 2017.

En tanto, «Los Chapitos» se quedaron con el liderato del cártel de Sinaloa. Mientras que Jesús Alfredo está en la lista de los diez más buscados del gobierno de Estados Unidos.

De Zapopan, Jalisco, Jesús Alfredo Guzmán Salazar nació el 17 de mayo de 1986, tiene 33 años.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar fue acusado en 2009 de tráfico de drogas en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos del Distrito Norte de Illinois.

Iván Archivaldo Guzmán Salazar (nacido en 1983) fue arrestado en 2005 en un operativo en Zapopan, Jalisco y recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Número 1, La Palma, por lavado de dinero.

«El juez consideró que los hechos que se sometieron a su consideración configuraban la probable responsabilidad de Archivaldo Iván Guzmán Salazar o Alejandro Cárdenas Salazar, alias El Chapito, César o Jorge, en la comisión del delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita, en las modalidades de adquirir, depositar e invertir por sí mismo y por interpósita persona», informó la PGR en un comunicado oficial, pero en 2008 fue liberado tras desestimarse las pruebas.

Cuentas en Twitter han sido atribuidas a Iván Archivaldo y a Alfredo, aunque no se han podido corroborar.

En ellas se publican fotos de armas, dinero, autos lujosos, viajes, animales exóticos, joyas, yates, jet privados y mensajes alusivos a «El Chapo», el Cártel de Sinaloa y amenazas a otros grupos criminales.

Loading...