Loading...

El auge y caída de «La Emperatriz Ántrax» de Cártel de Sinaloa

El 30 de diciembre de 2013 en Ámsterdam, Holanda, José Rodrigo Aréchiga Gamboa, fue detenido y extraditado a Estados Unidos.

El auge y caída de La Emperatriz Ántrax de Cártel de Sinaloa

Señalado por tráfico de drogas, es apodado como «El Chino Ántrax», entonces jefe del brazo armado del cártel de Sinaloa conocido como «Los Ántrax».  «Los Ántrax» protegían principalmente al clan de Ismael «El Mayo» Zambada, así como a sus hijos: Vicente Zambada Niebla, «El Vicentillo»; Ismael Zambada Imperial, «El Mayito Gordo»; y Serafín Zambada Ortiz.

Tras la caída de «El Chino Ántrax», la cúpula de esta sanguinaria banda criminal quedó vacía y su lugar –según varios medios– fue ocupado por Claudia Ochoa Félix, apodada como «La Emperatriz Ántrax».  Sin embargo, no había prueba alguna de que Ochoa Félix fuera, en efecto, jefa de «Los Ántrax», la única razón para hacerla acreedora de dicho cargo criminal era que mantuvo una supuesta relación sentimental con «El Chino Ántrax».

Nació en julio de 1987 en Culiacán, Sinaloa, donde creció en el seno de una familia de clase media. Estudió enfermería y tuvo tres hijos, trasciende que estos son producto de su relación con «El Chino Ántrax».

«La Emperatriz» había alcanzado fama con el surgir de las redes sociales, en su cuentas eran publicadas fotos de ella en medio del glamour del narcotráfico.

Posaba con armas de alto calibre, ropa de marca, bebidas alcohólicas, fajos de billetes, automóviles de lujo y enormes mansiones.

El tipo de fotografías que Claudia subía en redes sociales eran, además, muy parecidas a las que «El Chino Ántrax» subía en sus propios perfiles y que a la larga derivaron en su captura.

Su nombre, entonces, comenzó a sonar no solo en las redes sociales, sino en los portales de noticias donde –en efecto– era señalada como jefa máxima de «Los Ántrax».

Incluso, trascendió que intentaron asesinarla pero en su lugar «levantaron» y mataron a otra «novia» de «El Chino Ántrax» identificada como Yuriana Castillo Torres, de 23 años, muy parecida físicamente a Ochoa Félix.

Fue entonces cuando «La Emperatriz» tuvo que salir a dar su versión. En conferencia de prensa negó los señalamientos en su contra y dijo que los medios la difamaban, hecho que lastimaba a ella y a su familia.

En aquel momento, «La Emperatriz Ántrax» dijo sobre los lujos mostrados en redes sociales  que se trataban de una «ilusión óptica y sensacionalista».

Aseguró que no tenía ninguno de los lujos que presumía en redes sociales. Sin mencionar que Claudia en ningún momento tuvo alguna investigación u orden de aprehensión en su contra por la justicia mexicana o estadunidense.

Javier Valdez, el fallecido escritor y periodista experto en temas de seguridad, aseguró en su momento que, en efecto, no había señales de que Ochoa Félix sea parte de «Los Ántrax».

Desde entonces, «La Emperatriz» desapareció del mapa de las redes sociales y del narcotráfico, sus cuentas fueron cerradas y no se le vinculó más ni con esta actividad de delictiva o con algún otro capo de la droga.

Incluso, «Los Ántrax» como brazo armado del cártel de Sinaloa desaparecieron del mapa del narcotráfico.

De acuerdo con un documento de la Fiscalía General de la República (FGR) en posesión de La Silla Rota, el cártel de Sinaloa cuenta con 10 células delictivas.

En esta decena de células criminales de los sinaloenses referida por autoridades federales «Los Ántrax» no aparecen.

Con la muerte de «Los Ántrax» vino el fallecimiento de Claudia Ochoa Félix. «La Emperatriz» fue hallada sin vida en su departamento en Sinaloa.

La fiscalía de Sinaloa detalló que las causas de la muerte era asfixia por broncoaspiración, asegurando que dicho fallecimiento no fue violento.

Las autoridades señalaron que la muerte de «La Emperatriz» fue producto de la ingesta de bebidas alcohólicas y otras sustancias que consumió.

Todo indica que Claudia Ochoa Félix siguió con una vida de excesos, dejando en su muerte a tres hijos huérfanos.

En su cuenta de Instagram, la cual se encuentra privada, presumió con más cautela sus lujos e incluso compartió fotografías de la marca de ropa inspirada en Joaquín Guzmán Loera, «El Chapo», ex líder del cártel de Sinaloa.

«Chapo 701» es la marca de ropa creada por Alejandrina Guzmán Salazar, hija del capo criminal.

Loading...