Blog del Narco Alexa

Así fue el día que El Chapo vio frustrada su tercera fuga de la cárcel en México

Durante el traslado del penal del Altiplano al de Ciudad Juárez en mayo 2016, Joaquín Guzmán Loera, alias El Chapo.

Así fue el día que El Chapo vio frustrada su tercera fuga de la cárcel en México

Se encontraba sumamente confundido, ‘¿A dónde me llevan?’ fue la pregunta que realizó el capo.  Hace tres años, las autoridades mexicanas y los responsables por la captura del líder del Cártel de Sinaloa creían que el narcotraficante planeaba una tercera fuga, de hecho, así fue como lo planteó Renato Sales, quien en ese momento fungía como comisionado nacional de seguridad en México.

‘El Chapo estaba intentando fugarse de nuevo del Altiplano. Había algunas señales, sonidos en las torres que se habían dado antes de la primera fuga’, detalló Sales.  El excomisionado explicó que se realizó una revisión total de dichas señales, por lo que se tomó la decisión de moverlo a otro penal.

Asimismo, el exfuncionario explicó que Guzmán pensó que lo estaban extraditando en ese momento.

“Decía: ‘¿a dónde me llevan?’. Ya después se dio cuenta que estaba en Ciudad Juárez”. [sic]

Recordemos que en julio de 2015, El Chapo Guzmán se había escapado del penal considerado como el más seguro de México, por lo que las autoridades no dudaban de las intenciones del capo.

Joaquín fue recapturado en enero de 2016 en Los Mochis, Sinaloa.

Renato Sales aseguró que la decisión de trasladar al líder del cártel sinaloense fue aprobada en una junta que tuvo con el expresidente de la república Enrique Peña Nieto y con el exsecretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

Además, el excomisionado explicó que la decisión de trasladar a Guzmán se basó en el tipo de tierra que tiene Ciudad Juárez.

Sales indicó que en esa región el suelo es básicamente piedra, lo que dificultaría la construcción de túneles, y además aseguró que en dos kilómetros a la redonda de ese penal no hay nada y en un radio de cinco kilómetros hay muy pocas edificaciones.

El responsable del traslado del capo detalló que el gobierno de Peña Nieto activó unos 500 agentes para asegurar el penal de Juárez, así como 75 funcionarios de gobernación que vigilaban a Guzmán desde el sistema de monitoreo de cámaras que observan su celda las 24 horas.

El narcotraficante mexicano fue declarado culpable el 12 de febrero en una corte federal de Estados Unidos.