Blog del Narco Alexa

¿Por qué el hijo del Mayo Zambada está traicionando al Chapo?

A Vicente Zambada, apodado como «El Vicentillo», hijo del Mayo Zambada, retenido en una prisión federal estadounidense desde el 2009.

¿Por qué el hijo del Mayo Zambada está traicionando al Chapo

No le queda otra opción que testificar en contra del Chapo Guzmán en el juicio que continúa hasta la fecha en la corte de Brooklyn.  Y no tiene otra opción porque su testimonio puede ayudarle para que el gobierno de Estados Unidos reduzca sus posibilidades de condenarlo a cadena perpetua.

El Vicentillo reveló todo sobre el Chapo, contó sobre su huida en un carro de lavandería, los negocios de cocaína, los sobornos y encargos de asesinato a sus rivales, ya que en un principio se declaró que sería uno de los testigos principales en el juicio.  A pesar de que las palabras del hijo de su compadre El Mayo representaban un peso en su contra, Joaquín Guzmán sonrío al ver a Zambada en la sala, y el Vicentillo le regresó la sonrisa.

Pero el rostro del capo, vestido con un caro traje y con corbata, se fue ensombreciendo mientras escuchaba atento a Zamabada, vestido con el traje azul de presidiario.

Vicentillo relató ante el jurado la huida de Guzmán de la cárcel en 2001, lo que supuso un punto central en la sociedad criminal entre el Mayo Zambada y el Chapo.

El Chapo huyó de la cárcel en un carro de lavandería, una salida que le relató a Vicentillo el propio Guzmán en una reunión posterior a su salida.

Escondido debajo de sábanas y mantas del presidio, el encargado de la lavandería, un tal Chito, consiguió que el narcotraficante pasara todos los controles hasta dejarlo en libertad.

Además, el hijo del Mayo afirmó ante el jurado que el Chapo negó cualquier soborno o complicidad al más alto nivel, rechazando haber sobornado al por entonces presidente mexicano, Vicente Fox, o al director del presidio.

A la salida de prisión, sin embargo, Guzmán se encontró en la ruina económica, aunque recibió la ayuda del Mayo Zambada, que le aseguró un 50 % de la cantidad que consiguiera por cada kilo de cocaína.

La colaboración con la Fiscalía, con la que Zambada quiere reducir una posible cadena perpetua, supuso la narración de diversos encargos de asesinatos, con los que el Chapo quiso deshacerse de rivales.

Uno de estos asesinatos fue el de Rodolfo Carrillo Fuentes, cuya muerte ordenaron el Chapo y el Mayo a la salida de un centro comercial en Cualiacán.

Además, Vicentillo detalló algunas de las reuniones que mantenía ambos narcos. En una de ellas, explicó, se reunieron con responsables de Pemex -la petrolera mexicana de titularidad estatal- y con responsables políticos mexicanos, con los que quisieron organizar un envío en un barco petrolero de la compañía, con lo que se aseguraban su llegada.