Loading...

Conoce a la nueva generación de jefas del narco en México

Las autoridades tienen en la mira a una nueva generación de lideresas de cárteles, sin ser las primeras mujeres en encabezar cárteles de drogas en nuestro país.

Conoce a la nueva generación de jefas del narco en México

Un grupo de por lo menos cuatro mujeres han sido señaladas como las nuevas jefas del narco.  Leticia Rodríguez Lara, Mireya Moreno Carreón, Ramona Camacho Valle, son las herederas de María Dolores Estévez Zulueta, alias ‘La Chata’ e Ignacia Jasso, alias ‘La Nacha’, consideradas como las pioneras de la participación femenina en el negocio del tráfico de drogas.

Tanto autoridades nacionales como de los Estados Unidos tenían en su mira a estas mujeres quien presuntamente domina el negocio de los estupefacientes en diversos estados de la República.  Ellas son las mujeres que han tomado el control de los cárteles de la droga en México:

Érika ‘N’, alias ‘La Nena’
El Gobierno de México capturó recientemente a Érika ‘N’, alias ‘La Nena’, la presunta líder del cártel Gente Nueva que opera en el estado de Guerrero.

Así lo informó la Fiscalía General de esta región mediante su cuenta de Twitter, tras un trabajo conjunto con la Procuraduría General de la República y el Centro Nacional de Inteligencia.

Ver imagen en Twitter

«La imputada está señalada de mantener el control de grupos delictivos en el municipio de Iguala y, presuntamente, de participar en diversos secuestros; así mismo, de estar relacionada con delitos de homicidios, extorsiones y robos en la región Norte del estado [de Guerrero]», señala un comunicado de la Fiscalía estatal.

Delia Patricía Buendía
‘Ma Baker’, líder del cártel de Neza, fue considerada como la primer mujer a la cabeza de un cártel del narco en la Ciudad de México.

Los carteles de la droga, y los grandes capos mexicanos, han logrado pasar a la historia como uno de los capítulos más oscuros de México. Pero en el Estado y en la Ciudad de México, también existen historias de narcotráfico, tal es el caso del Cartel de Neza, el cual fue considerado como una extensión del cártel de los hermanos Arellano Félix, y era liderado por Delia Patricia Buendía, o como mejor sería conocida “Ma Baker”.

Delia Patricia Buendía, nació en julio de 1957 en el entonces Distrito Federal, y creció en una los barrios más inseguros de la capital: el barrio bravo de Tepito. Delia era secretaria de profesión, y llegó a desempeñar puestos dentro de la Secretaría de Educación Pública (SEP), así como cajera en un café chino, y hasta como encargada de un centro social.

Tepito fue testigo de su iniciación dentro del negocio de las drogas, pero no todo salió como esperaba, pues tuvo que dejar el barrio bravo al ser señalada por el asesinato de dos competidores de droga del lugar. Al no lograr su objetivo en Tepito, “Ma Baker” logra asentarse en Nezahualcóyotl, en el Estado de México, y en donde sentaría las bases de lo que más tarde sería conocido como “el cártel de Neza”.

El cártel de Neza estaba encabezado por Delia Patricia Buendía, y por los esposos de sus hijas, Fernando Morales Castro “El Fer”, Mario Solís “El Tabique”, y Carlos Morales Gutiérrez “El Águila” -segundo al mando de la organización-. Durante la década de los 90, y principios de los 2000, el cártel de Neza logró acumular un gran poderío, pues según la PGR, controlaban más de 500 narcotienditas, y se estima que vendían cerca de 300 mil dosis de cocaína por mes.

Hace seis años, Leticia Rodríguez Lara se encargaba de combatir el crimen en México.

Era integrante de la Policía Federal que se encarga de perseguir al tráfico de drogas, entre otros delitos, hasta que fue destituida y su vida dio un giro de 180 grados.

Se convirtió en Doña Lety, la líder de una banda criminal que con el tiempo se hizo llamar el Cártel de Cancún.

Y es que ese balneario del Caribe, el más popular entre turistas nacionales y extranjeros, era el lugar desde el que la banda criminal realizaba sus actividades, según las investigaciones federales.

Además de participar en el narcotráfico, al grupo se le atribuyen crímenes como secuestro, extorsión y ataques violentos a bares y a la policía local.

Citando a fuentes federales, el diario El Universal informó que Rodríguez, de 48 años, también participaba en el tráfico de indocumentados procedentes de Centroamérica.

A Rodríguez le bastaron meses para poder desterrar a Los Zetas de la Riviera Maya, y su grupo delictivo logró dominar la venta de drogas en el Caribe mexicano gracias a que sobornó a funcionarios de alto nivel.

En 2015, ‘Doña Lety’ se hizo famosa tras ejecutar a un taxista, sin embargo, el 3 de febrero de 2017, frente a la sede del Poder Judicial apareció una maleta con un cuerpo destazado y un mensaje dirigido a Lety por parte del CJNG.

Justo en el momento en que la pugna contra la banda dirigida por ‘El Mencho’ estaba en su apogeo, fue detenida en la carretera Puebla-Veracruz por elementos de la Marina y de la Policía Federal tras intentar sobornar a funcionarios para que su hijo.

Tras su captura, el CJNG comenzó una feroz cacería contra vendedores, halcones y pistoleros que estuvieron bajo las órdenes de Leticia Rodríguez.

Verónica Mireya Moreno
Sin dedicarse al modelaje de forma profesional, Verónica Mireya Moreno Carreón, primera mujer en ser jefa de una célula de ‘Los Zetas’ en Nuevo León, aprovechó su trabajo como policía de San Nicolás de los Garza para relacionarse con los principales jefes del grupo criminal más peligroso de inicio del siglo.

Para capturar a ‘La Vero’ o ‘La Flaka’ se requirió de dos grupos de inteligencia táctica de la Marina Armada, quienes durante varias semanas trabajaron para ubicarla.

Moreno Carreón fue dada de baja por reprobar los exámenes de confianza, pero en ese entonces era responsable de labores de conseguir y enviar vehículos para atenciones de su jefe inmediato por medio de la compra y robo’, y también tenía como una de sus encomiendas el `cobro de derecho de piso’.

Gracias a sus cualidades y carácter agresivo, ‘La Flaka’ escaló rápido en la estructura de Los Zetas, se relacionó con  Raúl García Rodríguez, El Sureño, líder principal en el norte de Monterrey.

Tras su captura ‘La Vero’ asumió el control de las operaciones y ocasionó las jornadas más violentas, así como presionó para que los vendedores de droga se sujetaran a su voluntad, secuestró, torturó y extorsionó a los ciudadanos.

Ramona Camacho Valle

Ramona Camacho Valle, es integrante de la banda de plagiarios Los Rojos.

A esa organización criminal se atribuye el secuestro de Silvia Vargas Escalera, hija del empresario deportivo Nelson Vargas.

La mujer fue pareja sentimental de Jorge Luis Terán Olea, presunto integrante de Los Rojos, quien al ser detenido –el año pasado– confesó el rapto y asesinato de la joven.

Camacho Valle fue detenida en Guasave, Sinaloa, en cumplimiento de una orden de localización y presentación emitida por la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, debido a que está involucrada en la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIS/076/2009, en 2010.

Loading...