Blog del Narco Alexa

Conoce cuáles son los 154 municipios más peligrosos de México

Son 154 los municipios más peligrosos de México, ubicados en 22 entidades, según el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024.

Conoce cuáles son los 154 municipios más peligrosos de México

Impulsado por la administración del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.  El actual Gobierno Federal plantea un giro en la estrategia de seguridad que desde hace doce años se aplicó en nuestro país, pues garantizará la paz y la tranquilidad en el país atendiendo en primer lugar a las causas que originan la inseguridad.

A mediados de noviembre pasado, López Obrador presentó su Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, y señaló que ‘parte de la concepción de atender antes que nada lo económico y lo social; atender las necesidades de los mexicanos en la idea de que la paz y la tranquilidad son frutos de la justicia’.

De acuerdo con El Sol de México, el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 tiene plenamente identificados a los 154 municipios más violentos del país, ubicados en 22 entidades; además de 61 que presentan un índice delictivo medio y 51 más de baja acción criminal.

El Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, plenamente distribuido a los altos mandos militares desde el pasado 1 de diciembre, establece la lista de las entidades más inseguras, entre las que figuran el Estado de México, con 32 de los 154 municipios más inseguros; Veracruz con catorce, Puebla con ocho, Oaxaca con siete, y Guerrero, Morelos y Zacatecas con seis cada uno.

El Estado de México se ubica como uno de los principales focos rojos de inseguridad en el país, siendo los municipios de Ecatepec,  Amecameca, Chalco y Naucalpan de Juárez los más peligrosos.

En Veracruz se encuentran Minatitlán, Coatzacoalcos, Zongolica y Córdova entre las comunidades con más índice de violencia; mientras que en Guerrero destacan Acapulco, Ayutla de los Libres y Chilpancingo.

En el nivel medio de inseguridad figuran las alcaldías de Benito Juárez, Coyoacán, Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero y Miguel Hidalgo; en Jalisco se encuentran los municipios de Masco, Puerto Vallarta, La Barca y Autlán; y en Chihuahua se ubican Guachochi, Ojinaga y Urique.

Además, en la lista aparecen cerca de 51 municipios con bajos niveles en hechos delictivos entre los que se encuentran San Cristóbal de las Casas, Comitán y Las Margaritas, en Chiapas; así como García, Monterrey y Linares, en Nuevo León.

El Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024 señala que en cada una de las 266 regiones en las que se divide el país se destinarán destacamentos de la Guardia Nacional para la prevención, investigación, detención y presentación de detenidos ante el Ministerio Público, así como la aportación de las pruebas exigidas por la ley.

En el plan nacional de seguridad, López Obrador explica que el Ejército y la Marina experimentaron la pérdida de confianza entre la población debido a las acciones represivas o su participación en tareas de combate contra la delincuencia que le son ajenas y que no forman parte de sus funciones:

Los soldados y marinos no han sido entrenados ni debidamente facultados para prevenir e investigar delitos. Esa falta de correspondencia entre preparación, atribuciones y misión ha derivado en violaciones a los derechos humanos y en atropellos a la población”

Por otro lado, se destaca que la prevención será uno de los ejes estratégicos de la seguridad pública, además de que se buscará la recuperación de los espacios públicos, se combatirá la extorsión, el robo, el secuestro, homicidio, feminicidios y el tráfico de personas.

De acuerdo con el plan nacional de seguridad, la expansión del crimen organizado en México no podría entenderse sin la presencia de la corrupción a nivel institucional:

La política de seguridad reduce el fenómeno delictivo a los llamados delitos violentos y algunas expresiones de criminalidad organizada, pero ha dejado de lado a los llamados ‘delitos de cuello blanco’. La extensión y el poder de los grupos criminales en México sólo pueden entenderse por la corrupción y las redes de complicidad institucional”

Ante la crisis de violencia delictiva e inseguridad que se vive en los 154 municipios más peligrososdel país, y la ineficacia de las corporaciones policiales de los tres niveles de Gobierno, el plan nacional advierte que resultaría desastroso relevar a las Fuerzas Armadas de su encomienda actual en materia de seguridad pública.

Sin embargo, también aclara que para reducir los niveles de violencia creados por el tráfico y consumo de drogas en México, es necesario reorientar los recursos actualmente destinados a combatir su trasiego y aplicarlos a programas de reinserción y desintoxicación.

En general, se plantea capacitar y actualizar a los elementos de seguridad pública en el uso de nuevas tecnologías; asimismo, crear apertura para la observancia y la participación de diversos organismos de la sociedad civil y de defensa de derechos humanos a nivel nacional e internacional.