Blog del Narco Alexa

Amado y El Chapo, el error en común tras la caída de su imperio criminal

Existe una línea común entre la muerte de El Señor de los Cielos y la caída de El Chapo Guzmán: las mujeres, tanto Amado Carrillo, mejor conocido como El Señor de los Cielos.

Amado y El Chapo, el error en común tras la caída de su imperio criminal

Y Joaquín Guzmán Loera, mejor conocido como El Chapo Guzmán, crearon sus imperios a lo largo de la mayor parte de su vida, y lo único que ahora buscaban era disfrutar de su cosecha. Sin embargo, ambos capos hicieron lo que nunca debieron: exhibirse públicamente.  Amado Carrillo tuvo un imperio criminal muy grande y siempre manejó un perfil bajo, a pesar de haber sido aprehendido en 1989.

Hasta 1993 solo existía una sola foto de él, y no tenía ninguna averiguación previa en su contra. En 1993, los sicarios de los Arellano Felix intentaron matarlo a él y a su familia en un restaurante de la Ciudad de México y fue detenido, pero quedó libre ese mismo día, pues no había ningún cargo en su contra.

No obstante, Amado Carrillo ya tenía su flota de aviones operando, había liquidado a Rafael Aguilar Guajardo, su socio y competidor en el cártel y había cambiado la dinámica del narcotráfico en México, por lo que dejó de ser solo un intermediario entre cárteles colombianos, para convertirse en productor y distribuidor.

La canción de Los Tigres del Norte, ‘Jefe de Jefes’, estaba dedicada a él y comenzó a convertirse en toda una leyenda.

El Señor de los Cielos hizo alianza con el entonces gobernador Mario Villanueva para abrir rutas que pasaban por Cuba, en donde traficaba mujeres, migrantes y droga.

El capo se instaló en una isla en donde se tomó fotos con bellas mujeres, tuvo cercanía con políticos de Costa Rica y Panamá, con quienes terminó produciendo ganado de alta calidad; más tarde se fue a Chile y después a Colombia, en donde compró un departamento e ingresó al mundo del espectáculo y la política.

Financió, incluso, parte de la campaña electoral de Enrique Duhalde y el excantante Palito Ortega.

El narcotraficante fue dejando pistas e incluso, su joyero personal, Tomás Colsa McGregor, aseguró que Amado Carrillo le enviaba joyas a Gloria Trevi, en por lo menos cuatro ocasiones, lo que terminó por disparar las alertas.

Fue entonces cuando Amado se enamoró de una joven identificada como Erin, quien apareció en varias fotografías a su lado, y con quien vivió en un lujoso departamento en Polanco, en donde comenzó a exhibirse sin pudor alguno.

Según el periodista, Jorge Fernández Menéndez, la esposa de El Señor de los Cielos pudo haber estado implicada en su muerte, o incluso el cártel decidió eliminarlo, pues pensaban que pronto caerían.

Lo cierto es que Amado Carrillo fue asesinado la mañana del 3 de julio de 1997 en un hospital de la Ciudad de México después de haber sido intervenido en una cirugía plástica, en donde le dieron una sobredosis de anestésicos tras la operación.

Los cuatro médicos colombianos que supervisaron esa noche a Amado Carrillo aparecieron muertos poco después en tambos de cemento en la carretera México-Acapulco.

Por su parte, El Chapo Guzmán se encontraba escondido en Sinaloa en la zona conocida como el Triángulo Dorado, y ahí comenzó a planificar una película sobre su vida, por lo que aceptó que el actor norteamericano Sean Penn lo entrevistara y comenzó una relación supuestamente laboral con Kate del Castillo, con quien se comunicaba frecuentemente.

Todos esos pasos les dieron pistas a las autoridades para su detención, y eso alertó a sus socios, quienes aseguraron que se había convertido en Amado Carrillo, poniendo en peligro los intereses de su organización.