Loading...

Violencia y narco, retos para el sacerdocio mexicano

Loading...

La violencia y el narcotráfico que impactan a México y Latinoamérica se vuelven un reto para los sacerdotes.

Violencia y narco, retos para el sacerdocio mexicano

Aunque priorizan la labor pastoral, los religiosos también denuncian a pesar del riesgo, incluso, pese a que autoridades estén coludidas con los criminales.  Los religiosos intentan ser refugio para su grey, a pesar de ser víctimas.  “Ser valiente, decir: esta es mi misión y la tengo que desarrollar en este contexto, corriendo ciertos riesgos, pero también actuando con prudencia.

El sacerdote está en una zona conflictiva y está expuesto a que se metan a su casa, se metan al templo”, indicó el presidente del Episcopado Mexicano y cardenal tapatío, José Francisco Robles Ortega.  “Denunciar lo que no está de acuerdo con el evangelio, con los valores humanos, con los derechos fundamentales, cuanto duro que sea, ocasionar daño a las personas.

Lógicamente, sí todos tenemos una responsabilidad cuando vemos o conocemos algo en ese sentido que pueda causar mucho daño; tomar las decisiones, denunciarlo, depende del posible delito”, expresó el cardenal español, Luis Martínez Sistach.

La injusticia merma la esperanza, se pierde la fe, es parte del análisis que hacen arzobispos, cardenales y obispos hispanoparlantes en el Encuentro Continental Pastoral Urbana con sede en Guadalajara.

En una sociedad donde el crimen organizado se infiltra en el tejido social, la religión debe ser cuidadosa para no permitir la llegada a sus arcas de recursos mal habidos.

“El estado tiene que entrar a mirar a ver qué hace con eso, una justicia social mayor, seguramente que es lo que están haciendo con él. Lo que se ha hecho en Colombia es incautan los bienes, una redistribución de la riqueza. Miremos a ver los bienes que tenía el narcotráfico para ver cómo sirve ahora para poder entregar a las víctimas que son las que más sufren, repararlas a ellas, todo eso. Que las iglesias tomen esos bienes pienso que no debe ser así”, señaló obispo de Colombia, José Daniel Falla Robles.

Se debe cuidar la salud mental de los sacerdotes que viven en zonas de extrema violencia en México y América Latina.

“No como algo estructurado o establecido. Todos los sacerdotes saben que tienen este apoyo psicológico para cualquier situación de conflicto personal que estén viviendo”, dijo el presidente del Episcopado Mexicano y cardenal tapatío, José Francisco Robles Ortega.