Blog del Narco Alexa

El día que Arturo Beltrán Leyva ‘El Barbas’ pidió ayuda a «La Barbie» antes de morir y se negó.

​México, DF.- El narcotraficante Édgar Valdez Villarreal, alias ‘La Barbie’ sugirió a Arturo Beltrán Leyva, “El jefe de jefes”, que se entregara a la Marina.

El día que Arturo Beltrán Leyva 'El Barbas' pidió ayuda a La Barbie antes de morir y se negó.

Durante el operativo de diciembre de 2009 en el que resultó muerto, detalló el jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal, Ramón Pequeño García.  Indicó que el día del operativo en Cuernavaca, Morelos, Valdés Villarreal recibió una llamada telefónica de Beltrán Leyva para pedirle ayuda porque se encontraba rodeado de elementos de la Armada de México.

“Valdés Villarreal comentó que el día de la muerte de Arturo recibió una llamada de éste para solicitar su apoyo, que le mandara gente para sacarlo del área, ya que se encontraba rodeado por la Marina, a lo que ‘La Barbie’ le sugirió que se entregara”.  ‘La Barbie’ también reveló que ‘El Barbas’ ordenó los asesinatos de altos mandos de la Policía Federal a Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El Grande’.

“Valdés Villarreal destacó que Arturo Beltrán Leyva ordenó los homicidios de altos mandos de la Policía Federal en represalia por los cateos efectuados a sus casas de seguridad y la detención de integrantes de su grupo más cercano y que el responsable de esas acciones fue Sergio Villarreal Barragán, alias ‘El grande’”.

La investigación que da a conocer el jefe Antidrogas durante la presentación de Édgar Valdés Villarreal detalla que movilizaba cerca de una tonelada de cocaína al mes.

“Información de inteligencia señala que ‘La Barbie’ traficaba una tonelada de cocaína mensualmente”.

Además, ‘La Barbie’ reconoció sus encuentros con otros capos del narcotráfico.

“Valdés Villarreal señaló que se reunió en varias ocasiones con Joaquín Guzmán Loera, alias ‘El Chapo’; con Ismael Zambada García, alias ‘El Mayo Zambada’; con Juan José Esparragoza Moreno, alias ‘El Azul’; con Ignacio Coronel Villarreal, con Arturo Beltrán Leyva, Gerardo Álvarez Vázquez, alias ‘El Indio’; Heriberto Lazcano y Miguel Ángel Treviño Morales.”

Después de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, el 16 de diciembre de 2009, los hermanos Beltrán Leyva culparon a ‘La Barbie’ de haberlo traicionado, motivo por el cual se fractura la relación hasta el día de su captura, este lunes por la tarde en el Estado de México.

Junto con Valdez Villarreal fueron detenidas las siguientes personas:

– Marisela Reyes Lozada, de 40 años, originaria del Distrito Federal.

– Juan Antonio López Reyes, de 26 años, originario del Distrito Federal.

– Maritzel López Reyes, de 18 años, originaria del Distrito Federal.

– Mauricio López Reyes, de 25 años, originario del Distrito Federal.

– Arturo Iván Arroyo Salas, de 26 años, originario del Distrito Federal.

– Jorge Valentín Landa Coronado, de 28 años, originario de Laredo, Texas.

Además se logró el aseguramiento de lo siguiente:

– Un fusil M-16, con dos cargadores abastecidos, con un lanza granadas calibre 40, abastecido con una granada.

– Un fusil HK-MP5, calibre 9 milímetros, con dos cargadores abastecidos.

– 9 paquetes de material blanco compactado, con las características propias de la cocaína.

– Equipo de cómputo.

– Equipo de comunicación.

– Un vehículo Ford Focus, modelo 2004, color blanco.

– Un vehículo Chevrolet Malibú, modelo 2008, color arena.

– Un vehículo Chevrolet Cruze, modelo 2010.

Arturo Beltrán Leyva – El jefe de jefes, líder del cártel de los Beltrán Leyva– y tres de sus escoltas murieron durante un enfrentamiento con elementos de la Secretaría de Marina.

Ocurrido en el fraccionamiento Altitude de Cuernavaca, Morelos.  La Armada confirmó al filo de las 23 horas el fallecimiento de Arturo Beltrán, también conocido como El Barbas, y dio a conocer que un sicario se suicidó antes de ser detenido por integrantes de fuerzas especiales de infantería de marina, por lo que el saldo final es de cinco presuntos delincuentes muertos y tres marinos heridos.

Dps de los cuales se encuentran graves a consecuencia de las heridas que les produjeron estallidos de granadas de fragmentación. Al cierre de esta edición ocurrían enfrentamientos en los alrededores del Hospital General de Cuernavaca, adonde fueron llevados varios sicarios heridos.

El capo

Arturo Beltrán Leyva formaba parte del cártel de Sinaloa. Era, junto con sus hermanos Alfredo y Héctor, jefe de los grupos operativos y del brazo armado de la organización que dirige Joaquín El Chapo Guzmán Loera.

En 2007 comenzaron las diferencias con El Chapo Guzmán, Ismael El Mayo Zambada e Ignacio Coronel, por lo cual El Barbas organizó su propio cártel.

La guerra entre ambas organizaciones arreció y se ha mantenido desde enero de 2008, cuando Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, fue capturado en Culiacán, Sinaloa, supuestamente por un pitazo del grupo de El Chapo.

La organización tiene presencia en 16 entidades: estado de México, Coahuila, Sinaloa, Jalisco, Nayarit, Durango, San Luis Potosí, Oaxaca, Puebla, Morelos, Guerrero, Sonora, Nuevo León, Querétaro, Guanajuato y el Distrito Federal.

En Guerrero, Sinaloa, Morelos, Coahuila, Durango, Nuevo León y Sonora se había concentrado la disputa entre los cárteles de Sinaloa y Beltrán Leyva.

Según fuentes federales, en los últimos meses Arturo Beltrán pactó alianzas con Los Zetas para enfrentar al cártel de Sinaloa.

La historia

La madrugada del 11 de diciembre, en una mansión ubicada en el municipio de Tepoztlán, Morelos, miembros de las fuerzas especiales de la Armada realizaron un operativo al obtener información sobre una fiesta de narcotraficantes en la que estaban presentes los líderes del cártel de los Beltrán Leyva y Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, jefe de sicarios de la organización.

El operativo sorpresa derivó en un enfrentamiento de casi dos horas. Según fuentes oficiales, al inicio de la refriega lograron escapar de la finca los hermanos Arturo y Héctor Beltrán Leyva, así como La Barbie.

Tras el tiroteo 11 sicarios fueron detenidos y tres más resultaron muertos. Fueron aprehendidas otras 40 personas, entre ellas los integrantes de los conjuntos musicales Los Cadetes de Linares, Ramón Ayala y sus Bravos del Norte, así como el Grupo Torrente.

El jefe de jefes habría resultado herido y trasladado a una casa del conjunto habitacional Altitude, zona residencial y de hospedaje de lujo que se localiza en la colonia Lomas de la Selva.

El sitio, según la empresa Sare, tiene, entre otros servicios, spa, cine, gimnasio, áreas verdes, albercas para adultos y para niños, toboganes, carril de nado, área de hamacas, centros de descanso y salón de usos múltiples. Un departamento de 174 metros cuadrados tiene un precio de 3 millones de pesos.

Cinco días después del primer enfrentamiento, a partir de las 17 horas, más de un centenar de elementos de la Armada y del Ejército rodearon el conjunto habitacional y cerraron el tránsito en cuatro avenidas aledañas, al tiempo que dos helicópteros comenzaron a sobrevolar la zona.

Los habitantes de Altitude indicaron que en su búsqueda los marinos irrumpieron en cada una de las viviendas y en algunos casos derribaron las puertas.

Al iniciar el operativo, todos los habitantes del conjunto fueron reunidos en la cancha del gimnasio. Les pidieron que apagaran sus teléfonos celulares.

Al filo de las 20 horas se comenzaron a escuchar ráfagas de armas de fuego y detonaciones de granadas.

Según versiones obtenidas de fuentes federales, Arturo Beltrán y un grupo de sicarios trataron de romper el cerco castrense, por lo cual se inició la refriega.

Un marino herido fue trasladado al hospital general José G. Parres, ubicado a 100 metros del fraccionamiento, y minutos después los ocupantes de una camioneta lanzaron una granada contra los soldados que vigilaban el nosocomio, sin que se reportaran lesionados.

Casi simultáneamente, las instalaciones de la 24 Zona Militar, con sede en Cuernavaca, fueron tiroteadas por sujetos a bordo de varias camionetas.

Al filo de las 22:20 horas los marinos sacaron del fraccionamiento Altitude a cuatro personas. Los habitantes los identificaron como trabajadores del lugar.

Diez minutos después arribaron tres tanquetas, una ambulancia militar y una camioneta artillada.

Al filo de las 22:40 horas un helicóptero de la Marina sobrevoló la zona y llegaron tres vehículos tipo Hummer y dos camionetas artilladas, que se apostaron en calles aledañas a Altitude.

Hasta el cierre de esta edición, efectivos del Ejército mantenían cerradas al menos seis calles alrededor de Altitude, donde aún se encontraban los restos de los narcotraficantes muertos.