Loading...

Capos mexicanos que se realizaron cirugías para evadir la justicia mexicana o a sus rivales.

Loading...

En México se han registrado distintos casos sobre narcotraficantes que se han sometido a cirugías quirúrgicas, ya sea para evadir a la justicia mexicana o a sus rivales criminales.

Capos mexicanos que se realizaron cirugías para evadir la justicia mexicana o a sus rivales.

Letra Roja presenta un conteo de los casos más conocidos de los capos que recurrieron a las intervenciones quirúrgicas.

1. Roberto Moyado Esparza, El Betito, líder del Cártel de La Unión Tepito.

Tras la detención del Betito, se dio a conocer que se había hecho intervenciones quirúrgicas para modificar su apariencia y evitar ser identificado por rivales de otros grupos criminales, así como ser detenido por las autoridades capitalinas.

“El ahora detenido se sometió a una intervención quirúrgica, se realizó prótesis capilary bypass gástrico, bajó más de 30 kilos para modificar su apariencia física con el fin de no ser identificado y detenido”, dijo Renato Sales.

2. Jesús Martín Mirón, alías El Kalimba; líder huachicolero en Puebla.

El pasado 28 de septiembre de 2017 se supo que El Kalimba estaba a punto de someterse a una cirugía estética, cuando fue asesinado en la Clínica EPMAC por supuestos miembros del Cártel Jalisco Nueva Generación.

El presunto líder huachicolero intentaba cambiarse de identidad alterando sus huellas dactilares y con cirugías en el rostro.

3. Heriberto Lazcano, El Lazca; fundador del Cártel de Los Zetas.

En septiembre de 2007, El Lazca fue reportado como muerto durante un enfrentamiento contra militares en Tamaulipas, sin embargo continúo con vida dirigiendo a Los Zetas hasta el 7 de octubre de 2012, cuando fue abatido por miembros de la Marina y el Ejército Mexicano.

Asimismo, surgieron dudas sobre si era o no realmente el capo, ya que los exámenes practicados al cadáver por criminalistas presentaron incongruencias como que no concuerda la descripción del examen traumatológico con las fotografías difundidas del occiso.

El cuerpo de Heriberto Lazcano fue robado de la funeraria donde se encontraba por un comando.

4. Joaquín “El Chapo” Guzmá, Loera, exlíder del Cártel de Sinaloa.

Durante los años que permaneció prófugo de la justicia, Joaquín Guzmán, recurrió al bisturí para aumentar sus posibilidades de permanecer libre.

Se sabe que el capo modificó el contorno de sus ojos, adelgazó sus cejas, alteró su quijada, redujo su papada y afiló su rostro.

Estas cirugías levantaron sospechas sobre si se trataba del mismo Chapo, quien se había fugado por primera vez del penal de Puente Grande en el año 2001.

5. Ignacio “Nacho” Coronel, exlíder del Cártel de Sinaloa.

Ignacio Coronel Villarreal , alias Nacho Coronel, líder del Cártel de Sinaloa en Jalisco, también se sometió a varias operaciones estéticas para cambiar la forma de sus mejillas, mentón y boca.

Estas operaciones no le sirvieron de mucho porque elementos de la Marina Nacional abatieron al capo durante un enfrentamiento al tratar de arrestarlo en una residencia del Fraccionamiento Colinas de San Javier en Zapopan, el 29 de julio de 2010.

6. Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos; líder del Cártel de Juárez.

El Señor de los Cielos era uno de los narcotraficantes más poderosos de México, por ello, autoridades nacionales y estadounidenses lo buscaban ferozmente, sin embargo, antes que su captura, le llegó primero la muerte.

Con el fin de seguir con su vida sin ser perseguido, el 9 de junio de 1997 arribó a una clínica en la Ciudad de México para someterse a una cirugía estética donde modificarían los rasgos de su rostro.

La cirugía había sido exitosa, pero Amado Carillo presentaba fuertes dolores, por lo que le fue suministrado un sedante lo que le provocaría la muerte.

Sin embargo, han surgido dudas sobre si murió El Señor de los Cielos o continúa con vida como testigo protegido de la DEA.

Capos mexicanos que se realizaron cirugías para evadir la justicia mexicana o a sus rivales.