Loading...

Fotografías de Lo más ‘trendy’ en cultura narco en el Distrito de la Moda de Los Ángeles

Loading...
Cachas de oro para pistolas, imágenes de la Santa Muerte y prendas de vestir alusivas a jefes de la mafia son algunos de los artículos relacionados a la narcocultura.
Fotografías de Lo más 'trendy' en cultura narco en el Distrito de la Moda de Los Ángeles
Que ahora se ofrecen sin espantar a nadie en el Distrito de la Moda, el sector comercial más famoso de esta ciudad, Por 750 dólares se puede adquirir una cacha con incrustaciones de oro y adornos de la Santa Muerte o de imágenes religiosas -un estilo similar al que ostentan los narcotraficantes mexicanos- en esta zona dedicada a la compra de ropa que popularmente se conoce como ‘Los callejones’.
Los diseños de las placas para culatas se exhiben a la par de una pistola y dentro de una vitrina en una joyería ubicada en el transitado Santee Alley, uno de los pasadizos más concurridos de este complejo, “Tenemos cachas para pistolas calibre 9 y 38 milímetros”, dice la encargada del negocio que acepta hablar con el reportero a cambio de no publicar su nombre. “Se venden mucho”, afirma la mujer.
¿Y quiénes son sus clientes?, se le pregunta. “No sé, yo solo las vendo”, responde la mujer un tanto espantada. Antes de sacar las cachas del escaparate, ella volteó hacia todas direcciones con gesto de preocupación.
Como en otras zonas comerciales del sur de California, en los ‘Los callejones’ le están sacando provecho a la popularidad que ha despertado la vida de sus bandoleros modernos, como Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, líder del cártel de Sinaloa y cuyo rostro se imprime al por mayor en prendas de vestir.
“Todos saben su historia de las dos veces que se ha fugado, y cuando se fugó la segunda vez se vendieron más playeras”, explicó el comerciante de un local que ofrece playeras y gorras con el rostro de Guzmán. Él también pide que no se revele su identidad para evitar “problemas“.
Allí el diseño más popular es el de una gorra que tiene la frase “El Chapo 701” con letras doradas, que hace alusión a la ubicación del capo en la lista de los más ricos del mundo en 2009, según la revista Forbes.
“Ha bajado un poco la venta, quizás porque no ha pasado nada”, menciona el vendedor.
Dentro del establecimiento también se observan playeras con el rostro de Pablo Escobar, el fallecido jefe del Cártel de Medellín y quien hace dos décadas era considerado el narco más poderoso del mundo.
No faltan las camisetas con la imagen de Chalino Sánchez, el inmigrante mexicano que se hizo famoso por cantar narcocorridos con voz ‘aguardientosa’ en los centros nocturnos de Los Ángeles y que fue asesinado a tiros en Sinaloa en 1992.
En el otoño de 2014, ‘Los callejones’ pasaron de ser una zona que vendía artículos relativos al narco a un escenario de sus actividades ilícitas. Así se ventiló cuando las autoridades federales reportaron que varios negocios de venta de ropa al mayoreo en dicho sector eran utilizados por el cártel de Sinaloa para lavar dinero producto del tráfico de droga. Entonces, del cateo de 75 domicilios se decomisaron más del 35 millones de dólares en efectivo.
A principios de este año, el Distrito de la Moda volvió a acaparar reflectores cuando se supo que uno de sus almacenes vendía la colorida camisa que portaba “El Chapo” cuando sostuvo un encuentro con los actores Sean Penn y Kate del Castillo en México, unos meses antes de su tercera captura este año.
Para Octavio Pescador, especialista en cultura mexicana de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), la simpatía que esta metrópoli ha sentido hacia los criminales data de la década de 1990, con el auge paralelo del género musical del rap y los narcorridos que ensalzaban a los que se llenaban los bolsillos y se daban la vida gran vida gracias a la distribución de drogas.
“Ese fenómeno ha venido ganando terreno en la cultura popular“, explicó el profesor universitario. “Ahora se ve una camisa celebrando la droga como algo normal“, subrayó.
En Santee, el callejón más conocido del Distrito de la Moda, un local ofrece cuadros de un ‘Chapo’ sonriente y joven, una imagen que corresponde a su primer arresto a principios de la década de 1990.
“Vendemos unos diez pósteres cada semana, que es mucho comparado con otros modelos, y es porque lo agarraron de nuevo”, comenta Miew Yasmen, propietario del establecimiento. Su negocio también exhibe cadenas con dijes en forma de hojas de marihuana y de imágenes religiosas.
“Mientras la gente siga comprando estas cosas aquí se seguirá vendiendo”, aseguró Yasmen.
Loading...