Loading...

Fotografías de taxista ejecutado de Coacotla

Loading...

Taxista-1

El taxista de Coacotla, perteneciente al municipio de Cosoleacaque, Delfino Hernández Cruz, fue encontrado muerto al interior de la unidad 311 de su propiedad, con un tiro en la cabeza, en el camino viejo a Coacotla, también denominado  Cocuyulapan, antes de llegar al basurero municipal.

El domingo a las 10: 30 horas, de forma anónima fue reportado ante la Policía Municipal, el hallazgo de un taxi en ese camino de terracería, que inicia sobre el camino Jáltipan-Coacotla.

Al trasladarse al lugar, los elementos de esa corporación encontraron el automóvil Tsuru, modelo 2014, con los colores blanco y rojo, sin placas de circulación, pero con permiso provisional, marcado con el número económico 311  de Cosoleacaque, pero al observar huellas de sangre, optaron por darte parte al Ministerio Público.

Al lugar se presentó la fiscal, Yolanda de Jesús Valdés Rivera, acompañada de personal de Servicios Periciales y elementos de la Policía Ministerial del Estado, quienes al realizar las diligencias, encontraron en la cajuela del taxi, a una persona del sexo masculino, muerta.

El hoy occiso, por declaraciones de familiares que ya estaban en el lugar, en vida respondió al nombre de Delfino Hernández Cruz, de 42 años de edad, con domicilio en el callejón Malpica número 54 del barrio Tercero de Cosoleacaque, propietario y conductor del taxi 311.

El hoy occiso vestía una playera  color negro con el logotipo “Eurobase”, pantalón de mezclilla azul, cinturón negro y traía sólo un tenis color negro con naranja, marca Nike.

Su cuerpo presentaba una lesión producida con arma de fuego en la cabeza, según lo dicho por los mismos familiares.

Correspondió a Francisco Hernández Santiago identificar el cuerpo, quien sin temor a equivocarse dijo que se trataba de su medio hermano Delfino Hernández Cruz, quien apenas hace ocho meses se jubiló como elemento del Ejército Mexicano y a partir de ahí se inició como taxista, cubriendo  la ruta Coacotla-Jáltipan.

En el lugar estaba la concubina del fallecido, Rosalba Rosalía Martínez Torres, de 31 años de edad, con el mismo domicilio que el extinto, de ocupación empleada, quien dijo que lo vio con vida la tarde del sábado y no supo más de él hasta que lo encontraron en ese lugar, muerto.

Sus compañeros de trabajo refieren que apenas la noche del sábado lo vieron con vida.

Minutos después, de las 11:00 horas, la autoridad ministerial ordenó el levantamiento del cuerpo y su traslado a la ciudad de Acayucan, donde se le practicaría la necropsia de rigor.

En tanto que la Policía Municipal resguardó el taxi y lo puso a disposición del Ministerio Público.

Taxista-1
Taxista-1
Taxista-1

Loading...