Loading...

Alrededor de 500 sicarios de «Los Ardillos» armados hasta los dientes, se atrincheraron en la comunidad Rincón de Chautla, Guerrero

Alrededor de 500 sicarios del grupo criminal Los Ardillos cercaron la comunidad de Rincón de Chautla, municipio de Chilapa de Álvarez, Guerrero.

Alrededor de 500 sicarios de Los Ardillos armados hasta los dientes, se atrincheraron en la comunidad Rincón de Chautla, Guerrero

Denunció la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores (CRAC-PF).  La organización lanzó un llamado urgente a los gobiernos federal y estatal para que intervengan a la brevedad para evitar una tragedia.  El coordinador de la CRAC-PF, David Sánchez Luna informó que alrededor de la una de la tarde de este martes unos 200 hombres armados.

Fueron vistos cerca de la comunidad El caracol, que se encuentra a unos 20 minutos de Rincón de Chautla.  Explicó que del otro extremo por el lado de Zacapezco intentaban llegar caminando otras 300 personas armadas con la intención de agredir a la Policía Comunitaria de Rincón de Chautla.

Sánchez Luna denunció que los presuntos sicarios buscan entrar a Rincón de Chautla a donde han pretendido irrumpir desde el 27 de enero cuando ocurrió un enfrentamiento en la entrada del pueblo que dejó dos agresores muertos. Insistió en que intervengan los gobiernos federal y estatal para evitar un enfrentamiento.

Ese día, 150 hombres armados del grupo de Los Ardillos, entraron a Rincón de Chautla, y durante cuatro horas dispararon contra la policía comunitaria dejando 12 muertos y dos heridos.

En mayo pasado en redes sociales fue difundido un video en el que un grupo de niños aparece realizando un adiestramiento de guerrilla, mientras leen un comunicado donde aseguran que combatirán a todo grupo armado que intente ingresar al poblado Rincón de Chautla.

Después de esto, la violencia ha continuado cobrándose la vida de los promotores del Consejo Indígena y Popular de Guerrero Emiliano Zapata y del Congreso Nacional Indígena, por lo que, tras no recibir ayuda de las autoridades, estos niños se presentaron como integrantes de las autodefensas de esta comunidad indígena enclavada en la Montaña Baja de Guerrero.

Las imágenes muestran a ocho menores no mayores a 12 años, que portan palos que manejan como si fuesen armas de fuego en un adiestramiento.

“Es nuestra cara contra la de los sicarios, nos matan a un policía comunitario y vamos por 10 sicarios. Fuimos atacados los niños y las niñas que hoy somos sobrevivientes de un ataque sanguinario”, leyó uno de los niños.

Ante esta situación, el gobierno del estado se pronunció por el respeto de los derechos de la niñez y dijo que su participación no debe ser alentada.

En julio pasado integrantes de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF) lanzaron una campaña para capturar a 100 sicarios al servicio de Los Ardillos en al menos 17 comunidades de la zona de la montaña baja de Guerrero.

Esto, luego de que el 24 de mayo fueron encontrados muertos en la vía Chilapa-Tlapa, los comunitarios Bertoldo Hilario Morales e Isaías Xantenco Ahuejote.

David Sánchez Luna, líder de Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de los Pueblos Fundadores explicó que ya están listos los policías comunitarios que van a incursionar en los poblados nahuas de Tula, Zacapexco, Ayahualtempa, Paraíso de Tepila, Alcozacan, Xicotlán, San Jerónimo Palantla, Ahuixtla, Xochitempa y Ahuehueitec, entre otras, para detener a informantes y otros integrantes de la delincuencia organizada.

Dijo también que la CRAC- PF continuará adiestrando a niños y mujeres para que aprendan a defenderse de los criminales y detengan a sus cómplices. En las comunidades de Rincón de Chautla, Ayahualtempa y Zacapexco ya se integraron mujeres a las policías comunitarias.

En julio, El Consejo Indígena y Popular de Guerrero denunció un ataque armado en la comunidad Tula de Guerrero, también perteneciente al municipio de Chilapa de Álvarez por lo que llamó a las autoridades locales, estatales y federales para que intervinieran para evitar una masacre.

En Chilapa, Los Ardilos mantienen una guerra por el control del territorio para el trasiego de drogas, por lo que no cesa la violencia desde que en 2015 los grupos de policías comunitarios irrumpieron en la zona.

Alrededor de 500 sicarios de "Los Ardillos" armados hasta los dientes, se atrincheraron en la comunidad Rincón de Chautla, Guerrero

Loading...