Loading...

El Cártel Santa Rosa de Lima manda mensaje a traidores de El Marro

El Cártel Santa Rosa de Lima (CSRL) envió un contundente mensaje a los presuntos traidores de su líder, José Antonio Yépez Ortiz, alias El Marro.

El Cártel Santa Rosa de Lima manda mensaje a traidores de El Marro

El Marro es buscado por las autoridades federales debido a que se le ha relacionado con el delito de robo de combustible.  Gracias a las investigaciones, se sabe que opera principalmente en Villagrán, en el poblado que lleva el mismo nombre del grupo criminal que lidera en zonas de Comonfort, Salamanca y Celaya.

Con la finalidad de capturarlo, las autoridades de Guanajuato y la Secretaría de Marina desplegaron el operativo Golpe de Timón, con el cual no solo lograron la detención de la presunta operadora financiera del CSRL, sino también catearon su residencia y la casa de su suegra en Celaya.

Las operaciones de las fuerzas federales se mantienen activas en la comunidad de Santa Rosa de Lima con la participación de agentes de la Marina y policías federales y estatales; los accesos a la comunidad están resguardados y las personas que ingresan y salen son sometidas a revisión.

Debido a esta situación, el Cártel Santa Rosa de Lima envió un contundente mensaje a todos aquellos que los traicionaron y los pusieron en la mira de las autoridades.  El comunicado, que fue compartido a través de Twitter, está dirigido a la comunidad de redes sociales, y en él se asegura que el CSRL operó con tranquilidad por diez años sin que se presentara ningún tipo de cacería en su contra.

Asimismo, Los Marros reiteraron su apoyo y compromiso con el pueblo de Guanajuato y su líder, además de que compartieron una imagen en la que aparece el logo del CSRL. En él se especifica que la organización criminal no es un equipo, sino una familia.

Por si fuera poco, la gente de El Marro detalla que quienes traicionaron al cártel ya se encuentran en la mira y lanzaron una terrible amenaza al afirmar que: ‘al que obra mal, le va mal’.

¿Qué te parece?

Loading...