Loading...

El Cártel de Tijuana Nueva Generación le responden al Mayo Zambada: «Estamos abierto al diálogo pero a nosotros nadie nos alinea»

Luego de que en las ultimas semanas desde el 16 de febrero estuvieran apareciendo narcomantas supuestamente autoría de Ismael «El mayo» Zambada.

El Cártel de Tijuana Nueva Generación le responden al Mayo Zambada Estamos abierto al diálogo pero a nosotros nadie nos alinea

En varios estados del país en las que el Mayo dice que «Comienza la limpia venimos con todo el apoyo del gobierno federal» e invita a los cárteles a un dialogo para regresar a la Vieja Escuela o de lo contrario recalca «o se alinean o los alineo», uno de los cárteles que ya le respondió es el Cártel de Tijuana Nueva (CTNG) Generación y quienes son aliados del Cártel Jalisco Nueva Generación.

En una narcomanta dejada en un puente peatonal de Tijuana el CTNG le responde al Mayo líder máximo del Cártel de Sinaloa y le dicen que están abiertos al dialogo pero que «a nosotros nadie nos alinea» y le recuerdan que el «Aquiles» y «La Rana» presuntos enviados del CDS para pelear la plaza no han podido ganarle terreno al Cártel de Tijuana.

Fue la tarde de este martes 5 de marzo en un puente peatonal localizado en las inmediaciones de la colonia Sánchez Taboada, en Tijuana, dejaron una narcomanta dirigida a Ismael Mario Zambada García alias “El Mayo”, y firmada presuntamente por miembros del Cártel Tijuana Nueva Generación.

El hecho se reportó a la central de emergencias alrededor de las 17:20 horas indicando que en un puente localizado sobre la avenida Sánchez Taboada y calle Sur, frente a un parque pendía un mensaje para el líder del Cártel de Sinaloa.

El escrito con letras color rojo y negro decía:

“Sr. Mayo Zambada pa’empezar aquí no es su plaza, las hermanas Akiles y Rana, no pueden con la plaza. Está grande el paquete pa’ esos dos y demostrado está en las calles quien trae el poder y nosotros EL CARTEL TIJUANA NUEVA GENERACIÓN estamos abierto al diálogo pero a nosotros nadie nos alinea, con respeto se hacen las cosas porque huebos aquí sobran pa’pelear con el que sea miedo no hay. ATE. CTNG”.

Mantas con mensajes similares, apoyando «la pacificación del gobierno federal» y advirtiendo que van «a limpiar las plazas», aparecieron también en febrero en ciudades de Jalisco, Sinaloa, Sonora y Quintana Roo, todas ellas después del 16 de febrero, fecha en que el presidente Andrés Manuel López Obrador visitara los municipios de Badiraguato, Sinaloa, tierra del Mayo Zambada y Tamazula, Durango, ambos ubicados en el «Triángulo Dorado» del narcotráfico, y ahí reiterara que «no vamos a serenar al país con la fuerza, porque el fuego no se apaga con el fuego» y ofreciera una «paz y tranquilidad» fruto de la justicia.

Aunque hasta ahora ninguna autoridad ni instancia federal se ha pronunciado por el contenido de esas narcomantas, el que aparezca el nombre de El Mayo Zambada, quien fuera compadre y socio de Joaquín El Chapo Guzmán, y apareciera mencionado por testigos en el reciente juicio de Nueva York como presunto autor de presuntos sobornos a los presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, negados por ambos ex mandatarios, remite al capo más importante y buscado en México, tanto por la DEA como el gobierno mexicano, que junto con Nemesio Oseguera El Mencho, del Cártel Jalisco Nueva Generación, representan las dos cabezas principales del narcotráfico.
Pero a diferencia del Mencho, cuya fuerza, poder criminal y leyenda son de nuevo cuño y datan apenas del sexenio pasado cuando se fortaleció su liderazgo delincuencial y su organización, el del Mayo Zambada es un poder que trasciende ya varios sexenios, partidos y transiciones políticas en México. Se diría, por la nueva aparición de su nombre y por lo que dicen los mensajes difundidos en varias ciudades de la República, que el actual líder visible del Cártel de Sinaloa, que nació y creció como capo de la droga con los antiguos regímenes del PRI, que se fortaleció con los dos gobiernos del PAN y volvió a la cúspide con el regreso priista a Los Pinos en 2012, hoy se apresta a sumarse a la «Cuarta Transformación». Montado en el discurso de pacificación y de fin a la guerra contra el narcotráfico que proclamó el presidente López Obrador, Ismael Zambada García parece que pretende ahora ser de nuevo un capo sexenal en el régimen de Morena.

Queda claro que no se puede validar o dar por auténticos los mensajes que se difunden en las llamadas «narcomantas” utilizadas a veces como forma de contrapropaganda entre grupos rivales del narco; pero ante la reiterada afirmación de que los capos firmantes actúan «con el apoyo del gobierno federal», bien valdría la pena que el gobierno se pronunciara y se deslindara de cualquier grupo que esté utilizando falsamente su nombre. De lo contrario se generará la percepción de que capos como El Mayo, sí serán parte o ayudarán en la estrategia de seguridad federal que, de la mano del secretario Alfonso Durazo, ha prometido «pacificar» al país

Loading...