Loading...

Una “morgue rodante” deambuló por 2 municipios de Jalisco con 800 cadáveres

Loading...

Rebasada la capacidad del Instituto Jalisciense de Ciencias Forense (IJCF), entre 700 y 800 cuerpos tuvieron que ser depositados en la caja frigorífica de un tráiler.

Que durante tres días transitó por dos municipios de Jalisco sin hallar un lugar donde depositarlos. La semana pasada, las autoridades de Obras Públicas del municipio de Tlaquepaque descubrieron el tráiler en una bodega de la colonia La Duraznera, dondes estaba resguardado por policías estatales.

La alcaldesa de Tlaquepaque, María Elena Limón, denunció que el secretario de Gobierno de Jalisco, Roberto López, y el director del IJCF, Luis Octavio Cotero, sabían del tráiler y no le informaron. Aunque el director del IJCF explicó a la alcaldesa que en su dependencia no había ya lugar para albergar más cadáveres, Limón exigió la salida del camión de su municipio.

Las autoridades estatales entonces tuvieron que trasladar el tráiler a un predio abierto ubicado en la colonia Paseos Del Valle, municipio de Tlajomulco, donde permaneció sólo 12 horas luego de que los vecinos se quejaron de los olores fétidos y de la sangre que derramaba la caja.

A falta de un lugar donde resguardar la caja frigorífica y llevar los cuerpos, el camión tuvo que ser trasladado a una bodega de la Fiscalía General del Estado, en la zona industrial de Guadalajara, donde permanecerá en tanto construyen un cementerio ex profeso.

Roberto López, secretario de Gobierno de Jalisco, informó los cuerpos son víctimas desconocidas de hechos vinculados con el crimen organizado y aclaró que no son 1.500, como informaron algunos medios, sino entre 700 y 800.

También explicó que permanecerán en la caja del camión mientras construyen un campo experimental forense en Tonalá, que estará listo –aseguró– en mes y medio.

El director del IJCF, por su parte, aseguró que el tráiler no significa un riesgo sanitario. “Los patólogos y los médicos de nosotros ya dictaminaron que no hay riesgo para la salud de la gente”, dijo Luis Octavio Cotero.

Aclaró que, por ley, la responsable de los restos es la Fiscalía del Estado y confirmó que ya están construyendo criptas para inhumar y depositar los cuerpos”.

Vecinos de Tonalá, sin embargo, se han manifestado en contra de la construcción de las criptas, pues advierten que estarían muy cerca de las zonas habitacionales, por lo que la obra está suspendida.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco abrió además un acta de investigación por lo ocurrido, y recordó que en marzo emitió una recomendación al gobierno para tener un cementerio forense.

“La CEDHJ pidió al IJCF que, en coordinación con la Fiscalía General del Estado, establezcan un cementerio forense para realizar, conforme a los protocolos correspondientes, las inhumaciones”, informó el organismo en un comunicado.

Advirtió además que la autoridad debe asegurarse de que, antes de la inhumación, deben estar “debidamente tomados y capturados los registros de datos completos y correctos, incluyendo los perfiles genéticos de ADN”.

Por otra parte, organizaciones de búsqueda de personas desparecidas exigieron a las autoridades un trato digno para los cuerpos y el cumplimiento de la ley para la identificación de restos.