Loading...

“Lo que empieza recio, recio se termina”, Mujer de 27 años que fue detenida con un “cuerno de chivo” durante balacera es ejecutada en su casa frente a sus hijos en Monterrey

Loading...

Monterrey, Nuevo León.- Una mujer que en el 2011, tras una persecución y balacera, fue capturada por secuestro y con varias armas.

“Lo que empieza recio, recio se termina”, Mujer de 27 años que fue detenida con un cuerno de chivo durante balacera es ejecutada en su casa frente a sus hijos en Monterrey

Fue ejecutada este martes 11 de septiembre dentro de su casa, en la Colonia Ferrocarrilera. Estéfany Rubí Bautista Salinas, de 27 años, quien presuntamente estaba amenazada, quedó sin vida entre dos camas, donde intentó refugiarse de los dos empistolados y una mujer que irrumpieron en su domicilio. A su domicilio ingresaron tres sicarios entre ellos una joven mujer.

Informes policiacos detallaron que Rubí estaba acompañada de su mamá, dos hermanas, dos de sus hijos y tres sobrinos, cuando llegaron los agresores en forma sorpresiva.  Se trató de dos hombres y una mujer de entre 20 y 25 años de edad, quienes portaban pistolas tipo escuadra calibre .9 milímetros.

Al verlos llegar, Rubí corrió hacia uno de los cuartos en el fondo de la propiedad, hasta donde fue seguida por los intrusos, quienes empujaron al resto de los familiares para que no intervinieran.  En la habitación la joven fue asesinada a sangre fría, y su cadáver quedó en medio de un charco de sangre junto a dos camas.

Según algunos testigos los agresores eran tres personas, dos hombres de aproximadamente 20 años de edad, de tez aperlada, sin que se especificara las  características de ropa, o si abordaron algún  vehículo, además de una mujer de entre  20 a 22 años.

En el lugar de los hechos trascendió, que los agresores se dieron a la fuga en un vehículo que tenían estacionado a unas cuadras del lugar, sin embargo no se pudieron obtener las características del mismo.

Trascendió que Bautista Salinas tenía problemas con su ex pareja, al grado de que él le lanzó varias amenazas a través de mensajes privados en redes sociales.

Los peritos de la Fiscalía recolectaron el teléfono celular de la víctima para anexarlo como posible prueba del acoso que ella sufría.

Reportes periodísticos señalan que, en junio de 2011, Estefany Rubí fue detenida por agentes federales y militares en la colonia Cimas del Bosque, en Monterrey.  Junto con dos jóvenes, tenía en su poder dos armas de fuego tipo “cuerno de chivo” y 94 cartuchos para dichos fusiles. Meses después fue sentenciada y permaneció más de tres años en el penal del Topo Chico.