Loading...

Los cárteles en Chihuahua afectan la economía y la salud.

Loading...

La incidencia delictiva total en Chihuahua alcanzó 41 mil 194 delitos de todo tipo a mediados de este año, cifra por encima de los 40 mil 147 registrados a mitad de 2017.

Los cárteles en Chihuahua afectan la economía y la salud.

Por lo que la tendencia al alza en violencia se mantiene como en los últimos 10 años. Los años más violentos de la última década fueron 2008 y 2010, con 69 mil 275 actos delictivos totales y 69 mil 632, respectivamente, para luego caer hasta su nivel más bajo de 57 mil 902 en 2016; sin embargo en 2017 repuntó hasta 68 mil 819 y la tendencia alcista se mantiene hasta julio de este año, de acuerdo al reporte de la Comisión Nacional de Seguridad.

La mayor parte de estos delitos están focalizados en Juárez, Chihuahua, Parral, Cuauhtémoc y municipios de la región serrana de la entidad, donde se concentra la actividad de los grupos criminales que se disputan el negocio de las drogas y otros ilícitos en los que incursionan, como el robo de combustible, tala clandestina del bosque y robo de vehículos, cuyos indicadores se han mantenido al alza.

REGIÓN SERRANA

En la Sierra Tarahumara, operan al menos cuatro sujetos involucrados en la tala ilegal y robo de madera, además de que también están involucrados en el trasiego de droga, sobre todo en la zona noroeste del estado.

De acuerdo con información oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE), Eddy Zafiro Ibarra, alias El Zafiro, es el líder del grupo armado del Cártel de Sinaloa: Gente Nueva, en la zona de Creel, San Rafael, San Pedro y Sisoguichi.

“El Zafiro” mantiene una disputa por el territorio serrano para las operaciones de la organización criminal a la que pertenece.

A “el Zafiro” se le atribuye, además de la cosecha de marihuana y amapola, el tráfico ilegal de madera, al tener su familia varios aserraderos en los que se procesan los árboles conseguidos de la tala clandestina en la zona serrana de Chihuahua.

Otro de los sujetos relacionados con la tala ilegal y robo de madera, es Antonio Morales, alias “Tony Tormenta”, quien está identificado como líder del grupo Gente Nueva en Samachique. La actividad principal de dicha persona es la siembra de amapola y es uno de los pistoleros de Eddie Zafiro.

Noriel Portillo apodado “el Chueco”, aparece como una de las personas relacionadas con actividades licitas como el robo de madera y delitos contra la salud. Encabeza un grupo armado que está al servicio de “Los Salazar”, integrante de Gente Nueva, brazo armado del Cártel de Sinaloa. Su radio de acción está en el municipio de Urique, principalmente los poblados de San Rafael, Cerocahui, Bahuichivo y la cabecera municipal.

Otro de los involucrados en el robo de madera, es César Daniel Manjarrez Alonso, alias “El H2”, quien encabeza el grupo criminal al servicio del Nuevo Cártel de Juárez que opera en la región de Uruachi, municipio colindante con Chínipas y Urique.

AFECTA AL SECTOR SALUD

Actualmente, la Secretaría de Salud mantiene 60 plazas vacantes en zonas conflictivas y de amplia presencia de grupos del crimen organizado, pues no está enviando a pasantes y los médicos que podría obtener plazas altas no quieren tomar el riesgo de consultar en los diversos hospitales o consultorios, principalmente de las zonas serranas.

La Secretaria de Salud, confirmó en un reporte oficial que ante los problemas de inseguridad que persisten en el estado, se mantiene un convenio de colaboración y acuerdo entre la Fiscalía General del Estado, la Universidad Autónoma de Chihuahua y otras instituciones de educación superior, para no enviar estudiantes pasantes de carreras afines a fin de velar por la integridad de los jóvenes.

De las 60 plazas que se encuentran vacantes, la Secretaria de Salud, informó que 19 de ellas ya podrían ser adjudicadas a médicos que decidieron tomar los puestos, pues les estarían entregando de 16 a 40 mil pesos mensuales a quienes tomen el riesgo de trabajar en zonas conflictivas, identificadas previamente por la Fiscalía General del Estado.

Entre los municipios que se encuentran en la lista, están Bocoyna, Camargo, Guadalupe y Calvo, Guachochi, Guazapares y otros de zona serrana y noroeste de la entidad, una serie de comunidades más que se encuentran catalogadas como zonas de “peligro” para aquellos pasantes de enfermería, médicos y demás estudiantes que deberían realizar sus prácticas o servicio social en hospitales.

Ante la prohibición de enviar pasantes a las zonas serranas y demás comunidades que se encuentran con altos índices de inseguridad, la Secretaria de Salud, propuso en coordinación con el Gobierno Federal, incrementar el sueldo de las plazas de médicos en hospitales a fin de que cubrir los espacios de salud que actualmente no tienen médicos o personal laborando.

Tras el acuerdo entre la Secretaria de Salud, Fiscalía General del Estado y diversas universidad del estado, en el que se acordó no mandar pasantes a las zonas de inseguridad del estado, la Secretaria de Salud, propuso mandar a médicos a cubrir las 60 plazas que se encuentran dividas en la entidad, donde les proponen mejores ingresos, bonos y demás prestaciones.

La forma de trabajar en conjunto entre las tres autoridades, es a fin de velar por la integridad de los pasantes, pues la Fiscalía General, detecta las zonas más conflictivas del estado y alerta a la Secretaria de Salud y las universidades, para evitar que envíen estudiantes ya que podrían correr algún tipo de riesgo.

CORRAL EVADE EL TEMA

El gobernador Javier Corral evadió los temas de inseguridad en la sierra, entre ellos la tala clandestina por parte de grupos del crimen organizado y la situación de los pasantes que ya no son enviados a clínicas y hospitales. Dijo que prefería no emitir comentarios, en dos intentos por conocer su visión sobre la problemática regional.

Hay seguridad en la zona serrana: comisionado de Seguridad

El comisionado estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio, afirmó que los pasantes de medicina que son enviados a los Centros de Salud en la zona serrana pueden acudir con tranquilidad, pues hay un despliegue de 600 elementos estatales y 600 elementos federales en la región, para disuadir las disputas de grupos criminales que en meses pasados generaron pánico entre la población.

Dijo que se ha trabajado de la mano con la Secretaría de Salud para que los pasantes de medicina sean enviados de forma segura, pero si existen centros de salud en comunidades alejadas y conflictivas, es porque la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chihuahua y las autoridades del ramo, no han definido con certeza las plazas que faltan por cubrir.

El responsable de las fuerzas estatales señaló que para garantizar la seguridad estudiantes y pasantes de medicina que llegan a las comunidades a donde son enviados para el servicio social, se han instalado filtros en Temósachi, Gómez Farías, Namiquipa, Ignacio Zaragoza, Madera y otras poblaciones donde eran frecuentes los enfrentamientos entre bandas criminales.

“Gracias a ese despliegue podemos hablar de una reducción de estos enfrentamientos que generaban pánico en la población y que en efecto desde noviembre del año pasado obligaron al retiro de pasantes “, declaró el comisionado, quien insistió en la que seguridad está garantizada de vuelta y si aún no todos los centros de salud cuentan con el personal necesario, es por el tiempo que se lleva la coordinación entre las diferentes instancias del ramo para normalizar la situación.

“Hay una mejoría significativa, se ha disuadido mediante operativos y detenciones la presencia criminal, es cuestión de unas semanas para que todo se normalice, de hecho ya podemos hablar de una normalidad en la región”, insistió.

COMUNIDADES CONFLICTIVAS SIN PASANTES DE MEDICINA

Para este semestre, la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas de la Universidad Autónoma de Chihuahua determinó no enviar médicos pasantes a 11 centros de salud de comunidades de los municipios de Gómez Farías, Namiquipa, Buenaventura y Madera, donde, desde noviembre del año pasado, fueron retirados de emergencia los estudiantes a raíz de enfrentamientos de grupos criminales en toda la región.

Los pasantes fueron reasignados a otras unidades médicas básicas, donde sirven de apoyo a los médicos que laboran para la Secretaría de Salud y para el Instituto Mexicano del Seguro Social.

La decisión para mantener sin pasantes algunas poblaciones se tomó debido a que sigue sin esclarecerse el secuestro del médico Juan Blas Godínez, director del hospital regional de Gómez Farías y coordinador de algunos programas de salud en la región, quien desde el 9 de noviembre del año pasado fue sacado por la fuerza de su casa durante la madrugada y hasta la fecha se desconoce si permanece privado de su libertad o fue victimado, lo que ha desatado protestas constantes de la comunidad médica, de sus familiares y la población en general.

Posteriormente, jóvenes pasantes de Medicina de ese municipio y otros en zonas serranas, denunciaron amenazas y ataques, por lo que decidieron abandonar las localidades, donde realizaban su servicio social, apoyados por la Facultad de Medicina y la Secretaría de Salud.

ESTAMOS TRABAJANDO POR VOLVER A LA NORMALIDAD: UACH

“La Secretaría de Salud nos apoyó mucho en ese sentido, y nos envió a los médicos que tuvimos que enviar fuera de la ciudad, los envió a pueblos o localidades, donde no se tenga registrado sobre algún problema de inseguridad. Tanto Secretaría de Salud, como el IMSS, que es donde tenemos plazas para el servicio social, ellos tienen diferentes localidades y ellos mismos en esta ocasión nos pusieron plazas donde no se tiene registrado problemas o inseguridad”, manifestó el doctor César Ramón Aguilar Torres, titular de la Secretaría de Extensión y Difusión Cultural de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

El doctor Aguilar Torres señaló que la Máxima Casa de Estudios

La UACh envió a 102 médicos pasantes a zonas consideradas como seguras para realizar su año de servicio social, para proteger su integridad física como medida de prevención por la violencia que azota a la entidad, de las cuales fueron otorgadas 37 plazas del Programa IMSS Prospera, 3 de Rotatorio IMSS, y 62 de Secretaría de Salud. Además de 4 de IMSS Ordinario y 149 plazas de Vinculación Universitaria, dentro de la ciudad de Chihuahua, siendo el DIF Municipal la institución que lidera el programa con 40 plazas.

“El servicio social en Medicina es avalado por la Secretaría de Salud, porque es una carrera de esa área, las plazas de vinculación significa que hacemos convenios con diferentes instituciones, donde pueden ofrecer su servicio social. De esas plazas de vinculación universitaria, tenemos de investigación y en diferentes centros comunitarios; de esas mismas plazas, tenemos una que se fue a un programa en Chiapas, Michoacán, Durango y en Ciudad de México; de esas 140 de vinculación, 136 son en la ciudad, en otros estados, a donde viajan por cuestiones de investigación”, mencionó el doctor Aguilar.

Cárteles en Chihuahua afectan la economía y la salud.