Loading...

Desde que recapturaron a “El Chapo” los crímenes y ejecuciones subieron…

Según el diario elblogdelnarco.com, el repunte de asesinatos en México coincide con la recaptura del entonces líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”.

Desde que recapturaron a El Chapo los crímenes y ejecuciones subieron...

Acontecida el 8 enero del 2016, ya que a partir de esa fecha, los homicidios dolosos presentaron un crecimiento constante hasta llegar a un pico de 2 mil 534 en mayo pasado, la cifra mensual más alta desde hace 21 años, cuando se empezó a llevar un registro sistemático de estos delitos. “El vacío dejado por el dirigente de la organización criminal más poderosa de México.

Aunado al avance territorial del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), ha desatado una ola de violencia sin precedente en Colima, Nayarit, Guanajuato y Baja California […] Guzmán Loera fue capturado el 8 de enero de 2016, cinco meses después de escapar del penal del Altiplano, y extraditado a Estados Unidos en enero de 2017”, indicó el rotativo.

Luego, el medio indica que “uno de sus lugartenientes con mayor influencia”, Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, fue detenido, a su vez, a comienzos de mayo de 2017, en un inmueble de la colonia Anzures, en la Ciudad de México. “Estos movimientos en la cúpula del Cártel de Sinaloa habrían provocado una feroz lucha intestina en el grupo delictivo, así como nuevas batallas por las plazas claves anteriormente bajo dominio de la organización sinaloense”.

Un caso “emblemático” de esta ola de violencia es Colima, que en los últimos dos años desbancó a Guerrero y Chihuahua, con una tasa de 93.3 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes, indicó Reforma. En dicho estado de la República, según autoridades federales y estatales, se libra una guerra entre los cárteles de Sinaloa y el Jalisco Nueva Generación (CJNG) por el control de Manzanillo.

Otro caso es Nayarit, escenario de enfrentamientos entre grupos de Sinaloa, donde la tasa de homicidio doloso se triplicó al pasar de 6.7 por cada 100 mil habitantes en 2015 a 19.95 en 2017, según datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Ayer, la organización no gubernamental Semáforo Delictivo -a partir de una metodología propia de Lantia Consultores- dio a conocer que entre enero y junio de 2018, el crimen organizado perpetró 11 mil 241 ejecuciones en el país, un promedio de 60 al día. Además, ese tipo de asesinatos aumentó 28 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2017, que sumó 8 mil 791.

En conferencia de prensa, Santiago Roel Rodríguez director de Semáforo Delictivo, afirmó que el número de asesinatos de este año también representa un récord histórico para un periodo idéntico. “No son buenas noticias, tendría que pasar algo extraordinario, que no lo vemos, para que esto se revierta en el año”, apuntó.

“No se trata de homicidios ordinarios, sino de ejecuciones para defender territorios de venta de drogas. Son pleitos de mafias de las drogas por territorios”. Además, Roel Rodríguez señaló que la entidad con mayor número de ejecuciones durante el primer semestre fue Guanajuato, con mil 241 casos, y le siguen los estados de Baja California, Guerrero, Michoacán y Veracruz.

Semáforo Delictivo reportó que además de las ejecuciones, los homicidios dolosos crecieron 15 por ciento durante el primer semestre. Mientras que los feminicidios aumentaron 15 por ciento; el narcomenudeo, 37; el robo de vehículo, 5, y la violación, 3 por ciento.

Loading...