Loading...

No se metan, les advirtieron a los federales pero si se meten, tenemos con qué responderles.

No se metan, les advirtieron a los federales pero si se meten, tenemos con qué responderles, Eran las 11 de la noche con 13 minutos, del 15 de mayo de  2007, cuando a la caseta de cobro de Magdalena de Kino, Sonora arribo un convoy de al menos 15 vehículos.

No se metan, les advirtieron a los federales pero si se meten, tenemos con qué responderles”.

Aproximadamente 50 sicarios,  entrenados por los zetas, vestidos con uniformes militares y de la AFI, llevaban más de 15 mil balas,  Arturo Flores, El Mosca y un ex agente de la Policía Estatal, Jesús René Espinoza, El Comanche lideraban el operativo,  Pagaron la caseta, y siguieron su camino sin ser molestados hasta llegar a cananea.

El convoy  se topó con una patrulla municipal,  Los policías  fueron sometidos,  golpeados Y arrojados a un barranco. Sin embargo sobrevivieron y lograron comunicar a su base: “Va gente armada para allá”,  Cinco policías municipales salieron a hacer frente al convoy. Ignoraban que serían superados en número….. Horas después sus cuerpos fueron encontrados sin vida.

Para las 12:40 agentes de la Policía Federal Preventiva, la Agencia Federal de Investigaciones y la Estatal Investigadora, estaban al tanto de la irrupción del convoy. Uno de los sicarios se había metido en la frecuencia de la Federal Preventiva para advertir: “No se metan, la bronca no es con ustedes, pero si se meten, tenemos con qué responderles”. En la PFP nadie se movió.

Los agentes de la AFI no salieron “del hotel en el que estaban hospedados”.
Elementos de la investigadora respondieron a una llamada de auxilio diciendo que esperaban refuerzos “y que saldrían a patrullar”. Pero no lo hicieron.

Nadie contestaba el teléfono en las comandancias, nadie interfirió en los movimientos del convoy.

El grupo se dividió, una parte se dirigió a la base de la Federal Preventiva. En el cuartel, los sicarios hallaron a siete agentes federales que esperaban inmóviles, “No es con ustedes”, repitieron los gatilleros. Por órdenes de El Comanche ninguno de los agentes fue tocado.

El segundo grupo encabezado por  Arturo Flores, se dedicó a levantar gente. “Carro que pasaba, los bajaban del greñero, los esculcaban, les quitaban las pertenencias”..

Reventaron varias casas, y gritaban  “Ustedes no saben quiénes somos . Somos Los Zetas..

Ya casi al amanecer el convoy  con la gente levantada salió de la ciudad y se enfiló rumbo a la Sierra de Arizpe. Interrogaron a los levantados, Querían saber quién era el bueno en Cananea.

El viaje prosiguió por caminos de terracería ya para las 3 de la tarde se oyó en el cielo el motor de un helicóptero. Traía las siglas de la Policía Estatal. Las camionetas lograron atravesar el cerco que acababan de tenderles dos patrullas, en las inmediaciones del arroyo Baimpa, comenzó  “la tracatera”.

El combate tuvo tal intensidad que a los efectivos  se les terminó el parque, “por lo que por vía aérea se les enviaron más municiones”. 16 sicarios cayeron bajo las balas, 12 fueron detenidos. El resto, entre 20 y 30 gatilleros huyo.

Otra versión indica todo lo contrario y asegura que el combate fue sicarios contra el helicóptero, donde los pistoleros se vieron superados.

Más de  57 mil cartuchos percutidos quedaron regados en las inmediaciones.

Francisco Hernández García “El Dos Mil”, fue el responsable de ese ataque,  quien según reportes  antes pertenecía  al Cartel del Pacífico y tras salir mal con  Guzmán Loera y los Beltrán Leyva  se unió a los zetas, para intentar apoderarse de la frontera de Sonora..

La incursión de este grupo armado sin duda dejo en evidencia a las fuerzas del orden.

Loading...