Loading...

Dice Iván que se retiren; La familia no tiene la culpa de sus broncas

Dice Iván que se retiren; La familia no tiene la culpa de sus broncas, Raúl, como muchos de los jóvenes de Sinaloa, deseaba trabajar y vivir del negocio de las drogas,  Se sentía fregón cuando arriba de su camioneta.

Dice Iván que se retiren; La familia no tiene la culpa de sus broncas

Y a todo volumen escuchaba  rolitas de Gerardo Ortiz, El Komander y De Rebeldía Norteña,  Recién había cumplidos los 25 años, estaba casado desde que tenía 18,   Dos de sus primos tenían meses trabajando bajo las ordenes de  ´Los Dámaso´. Tras la captura y extradición de el chapo, estalló la guerra en Sinaloa entre los chapitos y el licenciado.

La cosa ya estaba bien caliente cuando uno de sus primos lo invitó  a jalar con ´Los Dámaso´. La paga era buena,  el riesgo era bastante,  Para mayo del 2017 fue detenido Dámaso López Núñez ‘El Licenciado’.  Ahí fue donde la cosa se puso más cabrona…pues empezó la cacería en contra de la gente a ´Los Dámaso´.

Muchos pistoleros de El Licenciado, se aliaron con la contra, otros huyeron del estado, pero los primos de Raúl no lo hicieron, Para finales del mes de mayo pistoleros de los chapos levantaron y ejecutaron a su primo el que lo invitó a jalar para el licenciado.

Raúl lleno de coraje buscó vengar a su familiar.

Y así fue,  pues de tanto investigar ubicó y ejecutó a un comandante muy cercano  de los chapitos, los del cartel de Sinaloa no tardarían en responder.

Se dice que Iván Guzmán dio la orden de encontrarlo, torturarlo y ejecutarlo. Lo ubicaron en una casa que estaba rentando allá para la salida de Culiacán.

Los sicarios de los chapitos  le cayeron muy temprano pero alcanzó  a huir, dejando a su mujer embarazada y sus dos hijas a merced de los pistoleros.

Por radio preguntaba un escolta de Iván a los sicarios que si ya habían cumplido las órdenes. El que llevaba el operativo le notificó que se les peló pero que estaba su mujer e hijas.

La respuesta de Iván fue, sáquenles información, no les hagan daño y  después retírense;  la familia no tiene la culpa de sus broncas.

Raúl huyo de Sinaloa,  trabaja como albañil en  algún estado de la república…  Alcanzó a salvar su pellejo.

A su esposa e hijas no las volvieron a molestar pues,  “con ellas no era la bronca”.

De las pocas veces que este tipo de delincuentes muestran un poco de respeto ante aquel “código” entre mafias: no meterse con la familia…

Loading...