Loading...

Una guerra del narco por el dominio del país, la rivalidad entre los Carteles

Loading...

Un mercado con ganancias calculadas entre los 18 mil y los 39 mil millones de dólares anuales ha sido peleado palmo a palmo por una decena de organizaciones criminales.

Una guerra del narco por el dominio del país, la rivalidad entre los Carteles

En México a lo largo de los últimos 25 años, hasta desatar una guerra que ha costado decenas de miles de muertes, “Se matan entre ellos” decía el expresidente Felipe Calderón para justificar el vertiginoso incremento de homicidios dolosos en México durante su sexenio que concluyó con 150% más de los registrados en el año 2006, cuando tomó protesta.

No era, por supuesto, la única explicación. Pero lo cierto es que el Cártel de Sinaloa ha peleado contra el Cártel de Tijuana desde hace casi 25 años; los Zetas y el Cártel del Golfo se disputan territorios desde 2010, y con este sexenio apenas llegando a su primera mitad ya hay un conflicto entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y los Caballeros Templarios.

En agosto de 2010 el gobierno de Felipe Calderón aseguraba que el 80% de los asesinatos presuntamente vinculados con el crimen organizado se debían a estos conflictos.

En ese entonces, Alejandro Poiré, con el cargo de secretario técnico del Gabinete de Seguridad Nacional, llegó a decir que se tenían identificados al menos siete conflictos entre gruposdelincuenciales que alimentaban una guerra “cada vez más cruenta”.

Ese gobierno incluso difundió que el conflicto entre el Cártel de Sinaloa contra el Cártel de Juárez concentraba “alrededor del 36 por ciento de los homicidios” cometidos en el país.

Más allá de los números, lo cierto es que esas dos organizaciones mantienen una disputa violenta desde 2004, cuando se rompió la alianza que mantenían con el nombre de La Federación y con el liderazgo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Fue el año que el Cártel de Juárez acusó al de Sinaloa del asesinato de Rodolfo Carrillo Fuentes, hermano menor del líder de la organización, Vicente Carrillo Fuentes.

Cuatro después, los Beltrán Leyva asesinarían al hijo de ‘El Chapo’ en un ataque con lanzagranadas y bazucas. “Los sicarios se matan entre ellos por la lucha del mercado y por el control de sus territorios y, al hacerlo, masacran cada día la paz, la tranquilidad y la confianza de toda la sociedad”, dijo, tras esos hechos de mayo de 2008, el entonces procurador General de la República, Eduardo Medina Mora.

Con Peña Nieto se tienen identificados 10 conflictos activos. / Foto: Cuartoscuro.
A mediados del sexenio de Felipe Calderón, el Cártel de Sinaloa del Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán se enfrentaba, además de Juárez, con los hermanos Beltrán Leyva, el Golfo, Los Zetas y el Cártel de Tijuana y según el gobierno federal eso explicaba otro 13% de los homicidios totales a nivel nacional cometidos en Sinaloa.

Pero los grandes conflictos del narcotráfico en México habían iniciado mucho antes, al menos desde 1990, cuando terminó la hegemonía del Cártel de Guadalajara. La división de esta organización —en el Cártel de Sinaloa, el Cártel de Juárez y el Cártel de Tijuana— llevó a que los nuevos grupos buscaran el dominio absoluto de la frontera, principalmente en Tijuana, que en ese momento era el paso más importante de droga a Estados Unidos.

Pero en el 2000 quedaría claro que las disputas no sólo son por territorio: en ese año inició un conflicto en Michoacán entre el Cártel del Golfo y el Cártel del Milenio —aliado de ‘El Chapo’— por el tráfico de metanfetamina y el acceso al Puerto de Lázaro Cárdenas.

Estos conflictos no son ajenos a los ciudadanos, no sólo porque son víctimas y testigos de los enfrentamientos, si no porque también son origen de hechos que han marcado gobiernos, ciudades enteras o han cimbrado a todo el país.

El 24 de mayo de 1993 pistoleros del Cártel de Tijuana intentaron emboscar en el aeropuerto de Guadalajara a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. La balacera provocó la muerte, con catorce impactos de bala, del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

Otra capítulo de esta guerra se vivió en septiembre de 2011, cuando en Boca del Río, Veracruz fueron arrojados frente a un centro comercial 35 cadáveres. El crimen se lo adjudicaron los “MataZetas”.

De esos MataZetas, vinculados al Cártel de Sinaloa un tiempo, surgió lo que ahora es el Cártel Jalisco Nueva Generación, que con Enrique Peña Nieto es la organización criminal con más avance en los últimos tres años.

Con Peña Nieto se tienen identificados 10 conflictos activos en donde están involucradas cada una de las nueve organizaciones criminales con presencia en el país. No existe ningún cártel cuyas actividades no impliquen un enfrentamiento armado con otro grupo delincuencial.

Una guerra del narco por el dominio del país, la rivalidad entre los Carteles

Loading...