Loading...

Ejecución de “Miros”, 6 meses de miedo o complicidad del gobierno, acribillada por un sicario frente a su casa

Loading...

CHIHUAHUA, Chih. – A seis meses del asesinato de la periodista Miroslava Breach Velducea, acribillada por un sicario frente a su casa el pasado 23 de marzo, sus familiares, colegas.

Ejecución de Miros, 6 meses de miedo o complicidad del gobierno, acribillada por un sicario frente a su casa

Representantes de organizaciones civiles y ciudadanos en general reclamaron al gobernador Javier Corral, al fiscal César Augusto Peniche y a las autoridades federales la impunidad que prevalece en el homicidio de la corresponsal de La Jornada y colaboradora del extinto periódico El Norte de Juárez, quien denunció en sus reportajes y columnas la corrupción de los gobernantes y la narcopolítica que impera en Chihuahua.

“No sabemos si es miedo o es complicidad, pero hasta ahora las autoridades nos han demostrado que no tienen capacidad para resolver ni este ni ningún otro crimen de los muchos que se han cometido en el estado”, dijo el periodista Rolando Nájera, A nombre de su gremio, Nájera enfatizó que los autores materiales e intelectuales del cobarde asesinato están plenamente identificados, pero no hay voluntad para atraparlos ni por parte del estado ni mucho menos por parte de las autoridades federales.

“Con angustia y frustración vemos que al gobernador Javier Corral y al fiscal César Augusto Peniche ya se les olvidó el compromiso que hicieron hace seis meses de investigar este crimen hasta sus últimas consecuencias. No queremos que el caso de Miroslava se convierta en un expediente más arrumbado en sus oficinas”, reiteró tras comentar que en esta ocasión no sólo se exige justicia para la periodista inmolada, sino también para las mujeres que han sido asesinadas en los recientes meses “y que hasta ahora sólo son una carpeta más en la fiscalía”.

En este acto realizado en el monumento de la Cruz de Clavos contra los feminicidios, frente al Palacio de Gobierno, Rosa María Breach denunció que se ha visto obligada a interponer un juicio de amparo para exigir que las autoridades le entreguen una copia certificada de la carpeta de investigación del asesinato de su hermana.

Simultáneamente a este acto de exigencia de justicia para la periodista asesinada, un nutrido grupo de familiares y amigos de la niña María Alondra Nolasco Corpus, realizaron una marcha de la Glorieta de Francisco Villa al monumento de la Cruz de Clavos exigiendo a las autoridades celeridad en la búsqueda de la menor de 9 años, quien desapareció el lunes 18 de septiembre en la colonia Vistas del Norte de la ciudad de Chihuahua.

En torno al monumento contra el feminicidio, donde se colocaron once cuadros pintados por Rosy Breach en homenaje a Miroslava y en defensa de la libertad de expresión, se reunieron todos los manifestantes en demanda de justicia.

“Con el alma sangrando por la tremenda herida que ha dejado en nosotros, en todos nuestros seres queridos, en el periodismo chihuahuense y en la sociedad misma, el atroz asesinato de mi hermana Miroslava Breach, llegamos hoy a esta cruz de clavos a reclamar a las autoridades del estado y de la federación, estos seis meses de impunidad”, dijo con voz enérgica Rosy Breach.

“Son más de 180 días de una impunidad ominosa que desenmascara y reduce a demagogia, y tal vez a encubrimiento, todo discurso grandilocuente de quien prometió impartir justicia, encarcelar muy pronto a los asesinos materiales e intelectuales y hacer de la investigación de este crimen un ejemplo nacional”, agregó mirando directamente hacia el Palacio de Gobierno para decirle al gobernador que “no utilice para su lucimiento personal el sufrimiento y el nombre de quienes pagaron con su vida el anhelo de una sociedad más justa”.

El dolor es insoportable. Y la indignación también. Porque el agravio es mayúsculo, explicó.

Rosy Breach subrayó la incongruencia entre las palabras y los hechos por parte de las autoridades.

“Como hermana mayor de Miroslava, como una Breach Velducea nacida en la sierra Tarahumara y como chihuahuense y ciudadana me siento herida y agraviada; seguramente así se sienten ustedes, amigos y compañeros periodistas de Miros. Creo que no estamos solos en este dolor. Creo no equivocarme al pensar que en todo el país mucha gente repudia los asesinatos cometidos contra periodistas honestos y valientes como Miroslava, como Javier Valdez, como decenas que suman ya cientos de víctimas de los atentados contra la libertad de expresión, porque estos periodistas son voz y conciencia de la sociedad frente a los corruptos y los criminales.

“Este dolor y este sentimiento de agravio nos vienen, sí, de quien ordenó la muerte y, sí, de quien acribilló de ocho tiros a mi hermana, la periodista extraordinaria; pero también de quien habiendo dado su palabra de conducir las indagaciones de tan artero crimen con profesionalismo, honestidad y transparencia, nos niega incluso el derecho a la información, el acceso a una copia del expediente sobre el homicidio de mi hermana”.

Recordó que el jueves 23 de marzo, a escasas horas del asesinato de su hermana, el gobernador Corral, declaró en conferencia de prensa que la única línea de investigación sería el trabajo periodístico de Miroslava Breach, porque todo indicaba que el asesinato fue obra de la narcopolítica denunciada reiteradamente por la periodista en sus reportajes y columnas. Prometió el mandatario que la investigación se realizaría con absoluto profesionalismo y transparencia, por lo que se integraría una comisión interdisciplinaria con la participación de periodistas. Promesa incumplida.

“Muy pronto”, dijo Rosy Breach, “en la boca del gobernador desapareció la palabra narcopolítica -que por cierto involucraba en los textos periodísticos de Miroslava no solo a priistas sino también a panistas y de este gabinete-, para sustituirla por los términos de narcotráfico o crimen organizado”.

Hoy, cuando la impunidad suma seis meses, es momento de decirlo públicamente, expresó Rosy Breach: también se nos ha negado el acceso a la carpeta de la investigación del homicidio de mi hermanita.

“Después de muchas semanas de infructuoso resultado en mi petición de acceso a una copia certificada de la carpeta de este caso, me vi obligada a interponer una demanda, un juicio de amparo, para que la Fiscalía General del Estado me entregue el documento.

El 21 de junio le fue negada oficialmente la información solicitada, por lo que recurrió a la organización “Propuesta Cívica”, que preside el defensor de derechos humanos Sergio Aguayo, y con asesoría de sus abogados interpuso un amparo indirecto.

La Fiscalía reconoció por escrito, el 28 de junio, que se negó a acceder a la petición de la copia certificada de la carpeta de investigación identificada con el número 19-2017-8019 iniciada por hechos constitutivos del delito de homicidio en perjuicio de Miroslava Breach, argumentando que la hermana mayor de la periodista “carece de calidad de ofendida dentro de la indagatoria”.

“Desde esta plaza, le recuerdo a quien ahora lo ha olvidado, que como hermana de Miroslava cumplí el doloroso deber de identificarla y ver su rosto acribillado; el gobernador me llamó para que informara lo que sabía sobre las amenazas de muerte que recibió Miros por su trabajo periodístico, amenazas de las que por cierto él tuvo conocimiento. Y le recuerdo que me consideraron testigo protegido en las primeras indagatorias del crimen.

“Sin embargo, cuando solicité copia de la carpeta, después de haber participado en el primer mes de protesta realizada en esta misma plaza contra la impunidad ante la muerte de mi querida hermana, decidieron negarme la calidad y los derechos inherentes de ofendida en este caso de homicidio.

El litigio, sin embargo, continúa. Los abogados de Breach Velducea respondieron el pasado 4 de septiembre que la argumentación de la fiscalía es deficiente e inconstitucional.

“La Fiscalía esgrime que a mi hermana, víctima de homicidio, le sobreviven dos descendientes y que a ellos son quienes se les considera como ofendidos, conforme al artículo 109 del Código Nacional de Procedimientos Penales. Al respecto, mis abogados y yo respondimos que la autoridad responsable no adjunta ningún documento o comparecencia en donde se desprenda que mis sobrinos estén ejerciendo sus derechos, que soliciten información del desarrollo de la investigación, que ofrezcan datos o elementos de prueba o que hayan nombrado algún asesor jurídico. Y hacemos ver que por el momento no están en condiciones emocionales para ejercer todos sus derechos como ofendidos.

Cabe mencionar que el hijo menor de la periodista victimada tiene sólo 14 años.

Rosy Breach y sus abogados argumentaron que el derecho a la búsqueda de justicia de familiares de víctimas de graves violaciones a los derechos humanos no puede ser limitado, excluyente ni interpretado de forma restrictiva, más aún considerado que la mayoría de violaciones graves son delitos que su persecución tiene el carácter de oficiosa, por tanto, su esclarecimiento constituye una obligación del estado, reforzando esta obligación debido al contexto actual de violencia sistemática en contra de periodistas.

“En fin”, comentó Rosy Breach, “he tenido que dar la pelea legal para que las autoridades que prometieron transparencia en la investigación y ser un ejemplo nacional en cuanto a la impartición de justicia, reconozan mi derecho a tener acceso a la información de las investigaciones realizados en torno al homicidio de mi hermana”.

Concluyo diciéndole al gobernador:

“Los familiares de Miroslava Breach queremos lo mismo que quieren miles y miles de chihuahuenses: que su muerte -como tantas otras muertes que hemos sufrido-, no sea en vano. Queremos que esta preciosa sangre derramada nos sirva para crear mayor conciencia de la necesidad imperiosa de un cambio real en el gobierno y en la sociedad. Y que si él, el mandatario del estado, no puede hacer justicia y aprehender a los asesinos, por encumbrado que estos estén, que así lo reconozca, pero no busque lucimiento personal con quienes pagaron con su vida el anhelo de una mejor vida para Chihuahua y para su pueblo”.

Con el grito de “¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia! ¡Miroslava vive!”, repetido una y otra vez, concluyó este acto de protesta contra la impunidad. Y la gente se trasladó a las oficinas de la Fiscalía del estado para tapizar sus muros con fotografías de la periodista asesinada. Ahí se solidarizaron unos con los otros, apoyando también a la familia de la niña Alondra María Nolasco que permanece desaparecida desde hace cinco días.

Loading...